Trabajadores migrantes en Canadá protestan por la falta de protección de COVID-19

por Matthew Richter y Roger Jordan
9 julio 2020

Cientos de trabajadores migrantes y sus partidarios se unieron el sábado a una serie de protestas en todo Canadá contra las horribles condiciones de trabajo a las que se enfrentan en medio de la pandemia del coronavirus.

En las protestas de Halifax, Montreal, Toronto y Vancouver los participantes exigieron que se concedieran a los trabajadores plenos derechos de inmigración y denunciaron al gobierno liberal federal y a sus homólogos provinciales por su fracaso a la hora de proteger a los trabajadores migrantes, refugiados e indocumentados de COVID-19 y las consecuencias económicas de la pandemia.

Miles de trabajadores migrantes e indocumentados que han perdido sus empleos debido a la pandemia no tienen acceso a la ayuda de emergencia, incluida la Prestación de Respuesta de Emergencia de Canadá (CERB), que paga una modesta suma de 2.000 dólares mensuales a los beneficiarios durante 24 semanas. Los manifestantes criticaron este estado de cosas, llevando carteles que decían: "Estatus para todos" y "Todos somos esenciales".

Un manifestante en Montreal habló en contra de la promesa del gobierno liberal federal de ofrecer derechos de residencia permanente sólo a los trabajadores migrantes con empleos en el sector de la atención de la salud. Describiendo la propuesta como "injusta", Floriane Payo, una solicitante de asilo del Camerún que trabajó en un centro de llamadas hasta que cerró en abril, dijo: "Todos somos trabajadores esenciales".

Las protestas reflejan la creciente ira de los trabajadores migrantes y de la población en general por las horribles condiciones a las que se enfrentan los trabajadores migrantes admitidos en Canadá en virtud de diversos programas de "trabajadores temporales", especialmente en los sectores de la agricultura y la industria cárnica.

Más de 800 trabajadores agrícolas migrantes de México y el Caribe han sido infectados con COVID-19 sólo en Ontario, y tres de ellos, todos de México, han muerto.

La Unidad de Salud del Condado de Windsor-Essex publicó un comunicado de prensa en su sitio web el miércoles pasado confirmando 191 casos en una sola granja en Leamington, Ontario.

Aproximadamente de 8.000 a 10.000 trabajadores temporales están empleados en 176 granjas del condado de Windsor-Essex. Las cifras citadas por Santiago Escobar, representante del sindicato United Food and Commercial Workers, y la alcaldesa de Leamington, Hilda MacDonald, sugieren que hasta 2.000 trabajadores inmigrantes indocumentados están empleados en granjas de todo el condado.

Los trabajadores migrantes representan el 31,2 por ciento de todos los trabajadores agrícolas de Ontario. Muchos son traídos al país por empresas agroalimentarias en el marco del Programa de Trabajadores Agrícolas de Temporada (SAWP). El SAWP, que ha sido promovido durante mucho tiempo por los gobiernos conservador y liberal por igual, permite la superexplotación de los trabajadores latinoamericanos y caribeños a los que se pagan salarios de miseria y se les conceden pocas protecciones legales.

Forma parte de una gama de programas de "trabajadores temporales" que se han ampliado enormemente en los dos últimos decenios para satisfacer las necesidades de los empleadores. Estos programas sirven para complementar el sistema de inmigración altamente restrictivo del Canadá, que da prioridad a las demandas del mercado laboral de las empresas. De hecho, tan favorable al empleador es el sistema de inmigración de Canadá, que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, lo ha presentado como modelo, al igual que los líderes del partido de extrema derecha la Alternativa para Alemania.

Entre los países que reúnen las condiciones para enviar trabajadores a Canadá en el marco del SAWP figuran México y los países caribeños de Anguila, Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, Jamaica, Montserrat, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y Trinidad y Tobago. Muchos de los trabajadores proceden de comunidades rurales empobrecidas y dependen de sus sueldos para mantener a sus familias extensas en su país.

Al igual que en otros "programas de trabajadores temporales" canadienses, la condición de inmigrante de quienes llegan a Canadá en virtud del SAWP está vinculada a su empleo, lo que significa que pueden ser deportados si son despedidos o pierden su trabajo. Esta situación opresiva ha facilitado el florecimiento de la explotación despiadada, ya que los empleadores pueden amenazar a los trabajadores que protestan contra las malas condiciones y el abuso con la pérdida de su derecho a permanecer en Canadá, junto con sus empleos.

La preocupación por el manifiesto fracaso de los empleadores en proporcionar un entorno de trabajo seguro en medio de la pandemia obligó al gobierno mexicano a anunciar el mes pasado que estaba impidiendo a los nacionales mexicanos viajar a Canadá en el marco del SAWP. El embajador de México en Canadá, Juan José Gómez Camacho, dijo a la prensa canadiense en una entrevista que por lo menos 300 trabajadores migrantes mexicanos se habían enfermado con el virus, habiéndolo contraído por transmisión comunitaria.

Sólo después de que el primer ministro Justin Trudeau asegurara que Ottawa consideraría cambios en el programa, el gobierno mexicano aceptó levantar la prohibición de viajar. "Sabemos que hay muchas cuestiones --desde las condiciones de vida, al hecho de que están ligadas individualmente a empresas o empleadores particulares, a varios desafíos en torno a las normas laborales-- que requieren ser examinadas", dijo Trudeau el 17 de junio.

Trudeau, por supuesto, no explicó por qué fue necesario detener el suministro de mano de obra barata de México para que su gobierno siquiera reconociera los problemas con el SAWP. Y, a decir verdad, su admisión no estuvo motivada por la preocupación por la difícil situación de los trabajadores, sino por la salvaguarda de los lucrativos beneficios del sector agroindustrial canadiense.

El gobierno provincial de Ontario, dirigido por el derechista Doug Ford, también ha dejado claro que garantizar el buen funcionamiento de las granjas y otros lugares de trabajo es su principal prioridad, independientemente del impacto que esto tenga en la salud de los trabajadores. A finales de junio, el gobierno de Ontario anunció que los "trabajadores asintomáticos positivos" pueden "continuar trabajando siempre que sigan las medidas de salud pública en su lugar de trabajo". Esta nueva política, cínicamente denominada "autoaislamiento del trabajo", se presentó como necesaria para mantener la producción agrícola y otras operaciones comerciales "críticas". En realidad, asegurará que muchos más lugares de trabajo se conviertan en puntos calientes de COVID-19.

El gobierno de Ford también publicó un plan de tres puntos para frenar la propagación del virus en las granjas e invernaderos del condado de Windsor-Essex. Se pide que se hagan pruebas en el lugar, que se concedan las protecciones que ofrece la Ley de Normas Laborales a los trabajadores migrantes y que se limite el acceso a los beneficios de compensación en el lugar de trabajo, incluido el CERB para los trabajadores migrantes que hayan ganado al menos 5.000 dólares en los últimos 12 meses. Habida cuenta de que un gran número de trabajadores migrantes acaban de llegar a Canadá para la temporada de cultivo de 2020, sin duda muchos no cumplirán con el obstáculo de los 5.000 dólares de ingresos mínimos.

Un comunicado de prensa de la Alianza de Trabajadores Migratorios para el Cambio (MWAC), una organización que agrupa a grupos de defensa locales, expuso lo absurdo de las afirmaciones de Ford y otros miembros de su gobierno de que el distanciamiento social y otras medidas de salud pública pueden aplicarse eficazmente en el sector agrícola.

El MWAC citó muchas violaciones de los derechos de los trabajadores. Entre ellas figuraban el robo de salarios, la falta de equipo de protección personal, la incapacidad de distanciarse socialmente en el trabajo y en las hacinadas instalaciones que proporcionaban los empleadores, y la capacidad de éstos para coaccionar y amenazar a los trabajadores migrantes debido a su precaria condición jurídica.

Los trabajadores están hacinados --a menudo seis u ocho por habitación-- en literas insalubres y viejos moteles, donde son comunes las infestaciones de cucarachas y chinches. Los cuartos cercanos y las condiciones de vida insalubres son un perfecto caldo de cultivo para el coronavirus altamente contagioso.

Las protestas del fin de semana pasado fueron sólo las últimas de un creciente número de manifestaciones impulsadas por estas miserables condiciones de trabajo y de vida. El 28 de junio, se realizaron dos protestas en Leamington, una importante zona agrícola del condado de Windsor-Essex. Una caravana de vehículos organizada por Justicia para Migrantes trabajadores pasó por varias granjas, tocando la bocina en apoyo de los trabajadores migrantes. La organización, dirigida por voluntarios, está integrada por organizadores laborales, educadores y trabajadores migrantes. Una de sus principales reivindicaciones es la concesión de la condición de residente permanente a todos los trabajadores migrantes.

Leamington está en el centro de la mayor concentración de invernaderos de América del Norte, que comprende 1.969 acres. Los cultivos que se producen en la zona incluyen pepinos, pimientos, flores y tomates. Históricamente, Leamington fue un importante centro de producción de tomates, que abasteció a la fábrica local de Heinz, que cerró en 2014.

El intento del UFCW y otros sindicatos de hacerse pasar por defensores de los intereses de los trabajadores migrantes es profundamente cínico. Los sindicatos han llevado a cabo durante años campañas nacionalistas canadienses chovinistas contra los trabajadores admitidos en el país en el marco del Programa de Trabajadores Extranjeros Temporales. Han tratado de suscitar regularmente sentimientos antiinmigrantes entre los trabajadores nativos instando a los gobiernos a que reduzcan drásticamente el número de trabajadores temporales admitidos en Canadá. En lugar de culpar a los capitalistas y a los sucesivos gobiernos de derecha por el empeoramiento de las condiciones de trabajo, estas campañas culpan a los propios migrantes.

El UFCW también ha demostrado una y otra vez que no tiene intención de librar ninguna lucha genuina para proteger los intereses de los trabajadores. En la enorme planta empacadora de carne de Cargill en High River (Alberta), cuyo personal está integrado en su mayor parte por trabajadores extranjeros temporales inmigrantes y superexplotados, el UFCW ordenó a los trabajadores que volvieran a sus puestos de trabajo, a pesar de que se había informado de cerca de 1.000 infecciones por COVID-19 en la planta, y de que se habían producido tres muertes relacionadas con el brote. El presidente del UFCW local denunció la acción laboral para defender la salud y la vida de los trabajadores, alegando que esto sería ilegal según el sistema de negociación colectiva diseñado por el estado y contrario a los trabajadores (véase: "Canadian workers at Cargill meatpacking plant forced back to work despite 935 infections").

El autor también recomienda:

La pandemia del COVID-19 y la crítica situación global de los refugiados y trabajadores migrantes [25 junio 2020]

Exploiting Coronavirus pandemic, Canada’s Trudeau closes border to asylum seekers [24 marzo 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de julio de 2020)