Mientras Trump exige la reapertura total de las escuelas

El número de casos de coronavirus en EE.UU. se eleva a más de 3 millones

por Bryan Dyne
9 julio 2020

Ha habido más de un millón de nuevos casos confirmados de coronavirus en los EE.UU. en el último mes, lo que hace un total de casi 3,1 millones. Otras 20.000 vidas humanas se perdieron durante ese tiempo, llevando el número oficial de muertes a más de 133.000, más que el número total de soldados estadounidenses muertos en la Primera Guerra Mundial y casi tres veces el número de vidas perdidas por la gripe cada año.

Incluyendo las muertes en los Estados Unidos, ha habido 544.000 muertes en todo el mundo y más de 11,8 millones de casos. Junto a los EE.UU., Brasil, India y Rusia tienen la mayoría de los casos, mientras que Brasil, el Reino Unido, Italia y México tienen la mayoría de las muertes por la enfermedad. Cada día que la pandemia no se controla deja por lo menos otras 4.000 personas muertas.

"El brote se está acelerando", dijo el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, en la rueda de prensa de ayer, "y claramente no hemos alcanzado el punto máximo de la pandemia". Continuó: "Lo diré otra vez. La unidad nacional y la solidaridad global son más importantes que nunca para derrotar a un enemigo común, un virus que ha tomado al mundo como rehén. Este es nuestro único camino para salir de esta pandemia".

Un padre ayuda a su hijo con una mascarilla frente a la escuela Bradford en Jersey City, Nueva Jersey, el 10 de junio de 2020 (AP Photo/Seth Wenig, File)

Las observaciones del dirigente de la OMS contrastaron fuertemente con la acción nacionalista del presidente Donald Trump, quien ayer notificó oficialmente al Congreso que los Estados Unidos se retiraban de la Organización Mundial de la Salud. Según un funcionario del Departamento de Estado que habló con la CNN, la carta está dirigida a António Guterres, secretario general de la ONU, y señala que la retirada será efectiva el 6 de julio de 2021. Cuando Trump anunció por primera vez este movimiento, fue denunciado por Richard Horton, el editor en jefe de la revista médica Lancet, como un "crimen contra la humanidad".

Trump también está presionando para que se reabran completamente las clases presenciales este otoño. Tuiteó el lunes que "¡¡¡LAS ESCUELAS DEBEN ABRIR EN EL OTOÑO!!!" Su histérico comentario fue seguido por la secretaria de Educación Betsy DeVos, quien declaró, "¡La educación estadounidense debe estar completamente abierta y en pleno funcionamiento este otoño!" La administración de Trump considera que enviar a los estudiantes de vuelta a la escuela es una condición previa necesaria para la siguiente etapa de la campaña de regreso al trabajo. Forzar a los trabajadores a volver al trabajo a pesar del grave riesgo de infección e incluso de muerte es esencial para la extracción de plusvalía y beneficio del trabajo de los trabajadores para respaldar los billones de deuda acumulados para rescatar a Wall Street.

La política de Trump implicaría que los 60 millones de estudiantes de K-12 regresaran a espacios cerrados durante varias horas cada día escolar a medida que la pandemia gane fuerza en todo el país, una receta para contagiar el virus a todos los jóvenes del país. En ese escenario, de acuerdo con los datos existentes, alrededor del 0,06 por ciento de los estudiantes moriría, un total de 36.000 niños. El resto llevaría la enfermedad de vuelta a casa, propagando aún más el contagio a incontables millones de sus padres y abuelos mayores y más vulnerables.

El número récord de casos y muertes que están siendo reportados por varios estados subraya estos peligros mortales. Arizona contabilizó 117 muertes ayer, un 33 por ciento más que el récord anterior establecido una semana antes. El estado ha tenido un promedio de más de 3.000 casos por día desde el 28 de junio, y el abrumador sistema de salud ha obligado al Departamento de Servicios de Salud del estado a elaborar un plan de "atención de crisis de los estándares". Los pacientes de Tucson ya están siendo trasladados a Phoenix debido a la falta de camas disponibles. Se espera que las instalaciones médicas de Arizona estén a sólo días de verse obligadas a determinar quién vive y quién muere por falta de personal y equipo médico.

Una de las razones por las que la pandemia está fuera de control en el estado es la falta de pruebas. La alcaldesa de Phoenix, Kate Gallego, ha solicitado repetidamente ayuda federal, incluyendo un sitio de pruebas masivas de la FEMA, y se le ha dicho que los números de casos del condado, que son más de 67,000, no son suficientemente altos para ese nivel de apoyo. Como resultado, hay muchos sitios de prueba en la ciudad y en todo el país, como el del South Mountain Community College, donde la gente se ve obligada a esperar en sus coches durante horas para hacerse la prueba. En la actualidad, a una cuarta parte de los que finalmente se hacen la prueba se les dice que tienen COVID-19, lo que indica una propagación esencialmente incontrolada en la región.

La situación de Arizona reafirma la reciente advertencia del principal experto en enfermedades infecciosas del país, Anthony Fauci, quien declaró: "Todavía estamos hasta las rodillas en la primera ola" de la pandemia. Fauci, que subrayó que estaba sumamente preocupado y que la situación estaba empeorando, se refirió tanto al número récord de casos de coronavirus como a las bajas tasas de análisis y las altas tasas de hospitalización.

La situación, como se sabe, ya es grave. Nueve estados —York, California, Florida, Texas, Nueva Jersey, Illinois, Massachusetts, Arizona y Georgia— reportan más de 100.000 casos en total. Nueve están reportando actualmente más de 1.000 nuevos casos cada día —Florida, Arizona, Georgia, Texas, Luisiana, California, Carolina del Norte, Tennessee y Missouri. Sólo 10 estados están reportando menos de 100 casos diarios. En 22 estados se ha registrado un aumento de las hospitalizaciones en los últimos 14 días, entre ellos Arizona, California, Georgia, Florida y Texas.

A pesar de estos peligros, los estados continúan con sus planes de reapertura o, a lo sumo, los ponen en espera. Una de las reaperturas más significativas será la de los parques temáticos de Walt Disney World en Orlando (Florida) y Anaheim (California), a partir de este fin de semana. Aunque los funcionarios de la empresa y del parque insisten en que se adopten medidas de seguridad, han circulado múltiples peticiones con decenas de miles de firmas, incluidas las de los trabajadores de los parques temáticos, en las que se exige que el parque permanezca cerrado para mantener la seguridad de los trabajadores y los invitados.

Ninguna sección del establecimiento político o mediático de los Estados Unidos está pidiendo el cierre de la producción y los negocios no esenciales para detener la propagación explosiva de la enfermedad. La política de "reapertura" sin pruebas adecuadas, rastreo de contactos y cuarentena, es decir, la política de "inmunidad de la manada", es apoyada por los dos grandes partidos empresariales, los demócratas no menos que los republicanos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de julio de 2020)

 

El autor también recomienda:

Trump desfinancia la Organización Mundial de la Salud: “un crimen de lesa humanidad”
[17 abril 2020]