El partido de extrema derecha Vox lanzará un sindicato fascista en España

por Alejandro López
16 julio 2020

En medio de la creciente oposición social de la clase obrera contra el gobierno del Partido Socialista-Podemos y sus sindicatos afiliados, las Comisiones Obreras (CCOO) y la Unión General del Trabajo (UGT), la ultraderechista Vox ha anunciado que creará un nuevo sindicato en septiembre.

El llamamiento es una advertencia a la clase obrera. Vox—el tercer partido político más grande del parlamento con 50 escaños, fuertemente promovido por los medios de comunicación y con fuertes conexiones con el ejército, la policía y los servicios de inteligencia españoles—está construyendo una organización nacionalista para estrangular la oposición entre los trabajadores.

Según el líder de Vox, Santiago Abascal, este sindicato "protegerá a los trabajadores, a sus familias, a nuestros barrios y a la industria", y "no se arrodillará ante los poderosos o la nomenclatura comunista", y no estará "al servicio de la izquierda y sus intereses globalistas", en referencia a Podemos y al PSOE. El sindicato tendrá como objetivo representar "a todos los españoles y no forzar una inexistente lucha de clases".

El portavoz de Vox, Jorge Buxadé, antiguo miembro de la Falange, el principal grupo de partidos de España durante los años treinta, que se convirtió en el único partido legal bajo la dictadura fascista del general Francisco Franco de 1939 a 1977, acusó a los sindicatos CCOO y UGT de no defender los derechos de los trabajadores. Reiteró que la nueva organización "no será clasista".

Afirmó que en un momento de crisis económica y de aumento del desempleo, el sindicato "se ha extraviado en muchos derechos inútiles", en referencia a las políticas de identidad, "y ha olvidado que el único derecho que realmente importa es el derecho al trabajo". Los sindicatos españoles "no han defendido a los trabajadores de Airbus, Nissan o Alcoa", empresas que han llevado a cabo miles de despidos.

Para distanciar a la nueva organización de los sindicatos actuales, financiados en miles de millones de euros por el Estado y la patronal, Buxadé afirmó que la nueva organización será "financiada por sus miembros".

Los cálculos de los fascistas son muy claros.

La economía mundial se enfrenta a su peor recesión desde el decenio de 1930, cuyos efectos aún no se han visto. El FMI predice que la economía española caerá entre un 12 y un 18 por ciento este año, la peor caída desde la Guerra Civil Española. Su déficit público pasará del 2,8 por ciento en 2019, después de que el gasto social fuera diezmado por una década de austeridad salvaje, al 13,9 por ciento. Se espera que el desempleo crezca hasta el 20 o 25 por ciento de la población activa a finales de año. Intermón Oxfam estima que 700.000 personas caerán en la pobreza, lo que podría afectar al 26 por ciento de la población.

En interés de la aristocracia financiera, el gobierno del PSOE-Podemos se prepara para aplicar una austeridad draconiana, con recortes de miles de millones de euros en sanidad, educación y pensiones. El Banco Central de España insiste en que España debe recortar 6.000 millones de euros al año, imponer nuevas "reformas estructurales" para recortar las pensiones y retrasar aún más la edad de jubilación y aumentar el IVA, lo que afecta de forma abrumadora a la clase obrera.

El gobierno del PSOE-Podemos ya ha aprobado un rescate bancario y empresarial de 100.000 millones de euros, el mayor de la historia de España.

Es ampliamente entendido entre los trabajadores y por Vox que UGT y CCOO apoyan al PSOE y al gobierno de Podemos y no se opondrán a tales medidas, que provocarán una ira social explosiva.

Los sindicatos han apoyado todas las medidas recientes del PSOE-Podemos. Recientemente han apoyado la reforma laboral aprobada por el derechista Partido Popular, y el Secretario General de CCOO, Unai Sordo, ha descartado la imposición de impuestos a los ricos: "Aumentar los impuestos sólo para las clases altas no es suficiente, hay que decírselo a la gente." Los sindicatos también han sido los principales encargados de hacer cumplir las órdenes de regreso al trabajo en medio de la pandemia, arriesgando las vidas de millones de trabajadores por las ganancias corporativas.

Los sindicatos también se negaron a oponerse a la creciente represión de los trabajadores por parte del gobierno del PSOE-Podemos. No movieron un dedo cuando el PSOE y Podemos desataron la policía antidisturbios contra las huelgas de los trabajadores del acero y las protestas de los repartidores de Glovo contra condiciones de trabajo inseguras. También guardaron silencio cuando el gobierno prohibió las protestas y mítines, argumentando cínicamente que las consideraciones sanitarias tenían que prevalecer sobre el derecho a la protesta, mientras que enviaban a millones de trabajadores de vuelta al trabajo en medio de la pandemia.

Anticipando el crecimiento de la oposición social al gobierno y a los sindicatos, Vox pretende construir una organización para azuzar el nacionalismo, dividir a los trabajadores y, cuando sea necesario, atacar físicamente a los huelguistas.

Este desarrollo debe ser tomado como una advertencia. Confirma dos análisis clave que el Comité Internacional de la Cuarta Internacional (CICI) ha hecho del crecimiento de la extrema derecha.

En primer lugar, Vox, al igual que otros partidos de extrema derecha a nivel internacional, no refleja los sentimientos fascistas generalizados en la población. Está impulsado desde arriba, por las fuerzas de los medios de comunicación, el estado, el aparato militar-policial. Se ha beneficiado de la interminable promoción mediática del nacionalismo español y de la represión policial en Cataluña.

Vox es consciente de su propia vulnerabilidad. Su electorado sigue siendo abrumadoramente la clase media, las fuerzas de seguridad y los grupos católicos tradicionales de derecha.

Según una última encuesta, el apoyo general de Vox está disminuyendo. Ha pasado del 15 al 13 por ciento. Desde que comenzó la pandemia, Vox ha apoyado a los grandes bancos, la educación privada y la salud, los recortes en las pensiones públicas, las compañías farmacéuticas, las compañías de electricidad y los recortes de impuestos a los altos ingresos. Además, ha defendido los rescates de empresas impopulares, atacando la ayuda recibida por los trabajadores pobres.

En las últimas semanas, sin embargo, ha intensificado sus cínicos intentos de aprovechar la creciente ira social contra el gobierno del PSOE-Podemos y los sindicatos. Vox ha comenzado a agitar la defensa de los productos y las empresas "nacionales" contra el capital extranjero y a buscar chivos expiatorios entre los trabajadores migrantes. Vox también ha intentado oponerse al cierre de plantas anunciado por el fabricante de automóviles Nissan y la productora de aluminio Alcoa.

Además, la lucha contra la extrema derecha requiere una perspectiva marxista internacionalista. Para evitar que la clase dirigente promueva fuerzas fascistas es necesario crear un movimiento socialista internacional que se oponga a Podemos y a otros partidos "populistas de izquierda" similares de la izquierda, movilizando la oposición de los trabajadores a nivel internacional a la desigualdad, el autoritarismo y la guerra sobre una base socialista.

Los sindicatos socialdemócratas y estalinistas no pueden luchar seriamente contra, y mucho menos derrotar, a los sindicatos fascistas. Arraigados en una perspectiva nacionalista y procapitalista, respondieron a la globalización de la producción con una colaboración de decenios con la gerencia para bajar el nivel de vida de los trabajadores. En todos los países, las luchas de los trabajadores han sido objeto de sabotaje por parte de los sindicatos, que han hecho todo lo posible para dividir a los trabajadores según las líneas nacionales. Estas condiciones prepararon el camino para el avance de Vox.

La integración de Podemos en un gobierno liderado por el PSOE ha demostrado que los partidos "populistas de izquierda" de la clase acomodada no pueden ni se opondrán al surgimiento de partidos de extrema derecha. De hecho, son la quinta rueda del giro de la burguesía hacia formas de gobierno fascista. Aterrorizados por el aumento de huelgas y protestas, Podemos trabaja con el PSOE para aprobar medidas antidemocráticas para estrangular a la oposición política.

El líder de Podemos y el vice primer ministro Pablo Iglesias elogió el nacionalismo de Vox, diciendo al periódico italiano La Stampa en una reciente entrevista que "en tiempos de crisis es normal reevaluar la soberanía nacional", como lo hace Vox. Añadió que "la extrema derecha ha entendido este debate" pero se quejó de que "da respuestas que no son democráticas".

La lucha contra Vox requiere la construcción de un nuevo liderazgo político en la clase obrera: secciones del CICI en España y en toda Europa. Ninguno de los problemas del militarismo, la austeridad de la UE, la pandemia de COVID-19 y los conflictos nacionales azotados por la burguesía pueden ser resueltos en un marco nacional y capitalista. El camino a seguir es una lucha para unificar las luchas de la clase obrera en toda Europa y más allá en oposición al capitalismo y el imperialismo.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 13 de julio de 2020)