El fiscal general de Texas ordena clases en persona cuando los casos estatales superan los 500.000

por Tony Jackson
10 agosto 2020

Mientras la pandemia de coronavirus continúa extendiéndose sin control por todo el estado, el Fiscal General de Texas, Ken Paxton, emitió un memorando el 28 de julio en el que prohibía el cierre de escuelas para evitar la propagación de COVID-19. La medida forma parte de un esfuerzo nacional para forzar el regreso al trabajo en condiciones en las que se garantiza un sufrimiento significativo y la muerte.

Desde que Texas terminó su orden de permanencia en el hogar el 30 de abril y comenzó a reabrir negocios, diariamente se han disparado nuevos casos y muertes. El promedio de nuevos casos se ha multiplicado por 10, pasando de 863 a 8.151 el 7 de agosto, mientras que el promedio de muertes diarias se ha disparado de 37 a 202. En respuesta a la indignación pública por la inacción del gobierno, los funcionarios locales de salud y los distritos escolares intentaron retrasar el regreso a la educación presencial, lo que sólo aceleraría la pandemia.

A lo largo de julio, los distritos escolares de las cuatro zonas más pobladas (condados de Harris, Dallas, Tarrant y Bexar) comenzaron a emitir un mosaico de decisiones locales que retrasaban la apertura de los campus escolares. El número total de casos de COVID-19 para estos cuatro condados (203.122) es mayor que el total de casos en todo el estado de Georgia, que ocupa el quinto lugar en el total estatal de toda la nación.

En el condado de Dallas, el Departamento de Salud y Servicios Humanos ordenó a todas las escuelas del distrito retrasar la apertura hasta después del Día del Trabajo, el 7 de septiembre. Los directores médicos del condado de Tarrant, así como de las ciudades de Arlington y Burleson (condado de Tarrant), ordenaron a todas las escuelas públicas y privadas no religiosas de su jurisdicción que estuvieran completamente en línea para la instrucción hasta el 28 de septiembre. El Distrito Escolar Independiente de Houston (Condado de Harris) trasladó su primer día de clases al 8 de septiembre, y las primeras seis semanas de clases estarían totalmente en línea para todos los estudiantes. El Distrito Escolar Independiente de San Antonio (Condado de Bexar) retrasó su primer día de clases al 17 de agosto, y las clases estarían completamente en línea hasta el Día del Trabajo.

Aunque Paxton dirigió su memorándum al alcalde Doug Svien de Stephenville, una ciudad a noventa minutos al oeste de Dallas con una modesta población de 21.000 habitantes, el objetivo claro es hacer imposible que los principales distritos escolares en el centro del brote del estado cierren fuera de una orden ejecutiva del gobernador.

El memorándum dice: "No se puede imponer una cuarentena de área por razones puramente profilácticas. En la medida en que una autoridad sanitaria local trate de emplear la sección 81.085 para ordenar el cierre de una escuela, la autoridad tendría que demostrar una causa razonable para creer que la escuela, o las personas dentro de la escuela, están realmente contaminadas o infectadas con una enfermedad transmisible".

La idea de que de los 5,5 millones de estudiantes en Texas, ninguno se infectaría al comienzo del año escolar es absurda. El condado de Harris, que incluye la ciudad de Houston y sus suburbios, ha reportado más de 10.200 casos de COVID-19 en niños entre 0 y 19 años. Durante el verano, los atletas de la escuela secundaria han dado positivo para COVID-19 en equipos de fútbol, equipos de campo traviesa, escuadrones de porristas y bandas de marcha.

El miércoles por la mañana, el Dr. David Freeman, superintendente del Distrito Escolar Independiente de Flour Bluff, murió después de dar positivo en la prueba de COVID-19. Dados los bajos niveles de pruebas y el gran número de portadores asintomáticos entre los jóvenes, cualquier escuela donde se registre la transmisión en la comunidad tiene la razonable certeza de que algunos de sus estudiantes comenzarán el año infectados y contagiosos.

El 26 de junio el gobernador Greg Abbott admitió tardíamente su error de abrir los bares con una nueva orden de cerrarlos. "Si pudiera volver atrás y rehacer cualquier cosa", dijo, "probablemente habría sido para retrasar la apertura de los bares, viendo ahora en las secuelas de lo rápido que el coronavirus se propagó en el entorno de los bares".

Pero está impulsando la reapertura de escuelas con el potencial de acelerar las infecciones mucho más rápidamente que los bares, como se ha puesto de relieve en el reciente caso de Israel. En ese país, el gobierno reabrió la instrucción escolar en persona el 17 de mayo cuando los nuevos casos diarios se redujeron a sólo dos por millón. Durante el mes de junio la pandemia se descontroló y el 42 por ciento de los nuevos casos procedían de las escuelas. Ahora el promedio de nuevos casos diarios en Israel es 70 veces mayor. La actual tasa de infección diaria en Texas es de 273 por millón, una asombrosa cifra 136 veces mayor que la de Israel cuando ese país reanudó la enseñanza en persona.

Para forzar a las escuelas a seguir este camino homicida, Abbott amenaza con que las escuelas que llevan a cabo "instrucción remota" no recibirán fondos a través de la Agencia de Educación de Texas (TEA).

En respuesta a estos acontecimientos, ha habido una explosión de oposición en los medios de comunicación social. En el último mes se han formado en Texas tres grupos de Facebook que se oponen a la reapertura insegura de las escuelas y que ahora cuentan con una membresía combinada de aproximadamente 64.400 miembros: "Maestros de Texas por una reapertura segura", "Maestros de Texas unidos contra la reapertura de las escuelas" y "Texanos por una escuela segura".

Tracy S., una educadora local en uno de los distritos escolares afectados en el condado de Tarrant donde los maestros ya están empezando a informar, expresó su preocupación por el repentino retroceso: "No creo que esto vaya a funcionar, y vamos a terminar peor que nunca".

Alice, una maestra del Distrito Escolar Independiente de Mansfield (MISD) que pidió no usar su nombre real para evitar represalias, se vio directamente afectada por la nueva política: "Exhalamos un poco siguiendo la orden de salud pública [del Condado de Tarrant] de no dar instrucción en persona hasta después del 28 de septiembre, pero gracias a Paxton y a TEA todo eso cambió. Mi escuela es bastante grande, con más de 1.000 estudiantes y ya está abarrotada. El distrito pasó muchas semanas en junio desarrollando un plan híbrido reduciendo el número de estudiantes en el campus para cumplir con las directrices de TEA, sólo para ser informado DESPUÉS por TEA de que los planes híbridos no serían financiados".

A partir del lunes, Alice y sus compañeros de trabajo comenzaron un entrenamiento virtual kafkiano para el nuevo año escolar. En lugar de conectarse de forma segura desde su casa, se les ordenó regresar al campus, y luego sentarse solos en sus aulas para asistir a las sesiones en línea que terminaron demostrando lo peligrosas que son las escuelas. "En nuestro distrito sé de dos escuelas que ya han tenido casos de COVID", dijo Alice, "un edificio lo tuvo dos veces y los empleados aún tenían que reportarse". Las infecciones sólo aumentarán una vez que los estudiantes vuelvan al aula, lo que llevó a Alice a concluir: "La mejor manera de garantizar la seguridad de todos es ofrecer un aprendizaje estrictamente a distancia".

Los maestros de todo el país están participando en diversas expresiones de protesta contra los planes que dejan a los trabajadores expuestos, vulnerables e impotentes. Desde San José hasta Salt Lake City, desde los ataúdes de la ciudad de Nueva York hasta las muertes en grupo ["die-ins"] de Little Rock, los maestros se están movilizando para alcanzar los objetivos de seguridad pública y supervivencia personal.

En un estado tras otro, con el apoyo de la Federación Estadounidense de Maestros y la Asociación Nacional de Educación, los maestros y los escolares están siendo sometidos sin su consentimiento a un "experimento" desmedido. Con el comienzo de la escuela ya en marcha en algunos distritos, los maestros y las familias deben prepararse para una huelga nacional para hacer cumplir la contención del virus, la financiación completa de la educación pública y el fin de todos los esfuerzos para sacrificar las vidas de los trabajadores para financiar billones de dólares en rescates corporativos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 8 de agosto de 2020)