Estados Unidos alcanza cinco millones de casos de COVID-19 a medida que las pruebas disminuyen y las escuelas vuelven a abrir

por Benjamin Mateus
11 agosto 2020

A Estados Unidos le ha llevado poco más de dos semanas registrar un millón de casos adicionales de COVID-19. El 6 de agosto, la nación alcanzó el sombrío hito de cinco millones de casos.

Al momento de escribir estas líneas, ha habido 5,187,611 casos y 165,500 muertes. Hay 2,367,820 casos activos y más de 50,000 personas hospitalizadas por tratamiento de COVID-19. Después de un punto bajo en la tasa de positividad del 4.5 por ciento a mediados de junio, ha aumentado al 8 por ciento, donde ha permanecido durante varias semanas a pesar de las afirmaciones de más pruebas por parte de la administración Trump.

A nivel mundial, ahora hay 20 millones de casos de COVID-19 y el número de muertos es de 732,000. Estados Unidos, que comprende el 4.25 por ciento de la población mundial, representa el 26 por ciento de todos los casos y el 22.6 por ciento de todas las muertes. Sobre una base per cápita, solo Brasil, Perú y Colombia tienen más casos diarios que los EE. UU. (Con aproximadamente 163 infecciones por millón de personas).

Estudiantes de primaria en Godley, Texas, miércoles 5 de agosto de 2020. (Foto AP/LM Otero)

De manera alarmante, el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington ahora proyecta que el número de muertos en Estados Unidos llegará a 295,011 para el 1 de diciembre. El instituto estima que otras 135,000 personas sucumbirán en los próximos 113 días (1,195 muertes por día). Estas estimaciones se basan en la suposición de que el uso de mascarillas será inconsistente y que la mitad de los distritos escolares en cada estado optarán por la instrucción en línea en lugar de en persona.

El director de IHME, Dr. Christopher Murray, reconoció que, si el público adoptara el uso de mascarillas casi universal, las muertes adicionales estimadas para esa fecha se reducirían en un 49 por ciento, para alcanzar un total más bajo de 228,271. Si se flexibilizaran los mandatos, el número de muertos podría aumentar a más de 391,000. La estimación actual de movilidad comunitaria, utilizando datos de teléfonos móviles, está un 25 por ciento por debajo de las normas pre pandémicas. En el pico de las restricciones a nivel nacional, la movilidad había disminuido a un 55 por ciento por debajo de los patrones pre pandémicos.

El IHME siempre ha sido demasiado conservador al predecir el número de infecciones y muertes por la pandemia y, según todos los informes, la transición a las temporadas de otoño e invierno puede tener un impacto significativo en la dinámica de transmisión comunitaria.

Dado el aumento continuo en la tasa de nuevas infecciones y muertes y la falta de un plan coordinado a nivel nacional, y mucho menos a nivel internacional, para ampliar las pruebas, el rastreo de contactos, la cuarentena y el tratamiento, el impulso para reabrir las escuelas en los EE. UU. asume un homicidio y carácter criminal.

Mapa mundial de casos de COVID-19 per cápita

Varias aperturas tempranas de escuelas —Indiana, Mississippi y Luisiana— han estado marcadas por casos confirmados de COVID-19 el primer día, lo que requiere el cierre o la cuarentena de estudiantes y maestros. La experiencia ya ha expuesto la falsedad de las afirmaciones de que las escuelas pueden reabrirse de manera segura para recibir instrucción en persona. Lo que, de hecho, se está preparando es un aumento explosivo de infecciones y muertes.

Esto es quizás el ejemplo más claro de Florida, con más de 530,000 casos de COVID-19 en todo el estado y 8,500 casos nuevos el sábado. El comisionado de Educación, Richard Corcoran, le dijo a la Junta Escolar del Condado de Hillsborough que "debe seguir la ley, así de simple", después de que la junta emitiera una declaración de que el distrito no cumplía con los requisitos para ofrecer instrucción en el aula de manera segura cuando las escuelas se reanudan. Mientras tanto, el gobernador Ron DeSantis, quien ha presionado mucho para que las escuelas vuelvan a abrir, instruyó a los directores de salud en toda Florida que se negaran a dar recomendaciones a las juntas escolares o evaluaciones de riesgos.

El 5 de agosto, tres distritos escolares rurales de Texas fueron los primeros en regresar al salón de clases. Con algunos distritos del área de Dallas listos para comenzar el primer día de sesiones de otoño, los funcionarios estatales debatían si se debieran recopilar datos sobre las infecciones por COVID-19 en las escuelas públicas. "Esta pregunta sobre la recopilación de datos aún está bajo una deliberación activa por parte de la agencia, y esperamos tener una actualización en las próximas semanas sobre qué datos, si los hay, se requerirán y cómo se registrarán", dijo el portavoz de la Asociación de Educación de Texas, Frank Ward.

Varias reaperturas de escuelas en Europa y Asia que se llevaron a cabo sin incidentes se han citado como ejemplos del bajo riesgo de transmisión entre los niños en edad escolar. Sin embargo, estas naciones tienen una tasa de transmisión per cápita significativamente más baja que la de EE. UU., junto con un sistema de vigilancia mucho más capaz para rastrear nuevas infecciones.

Comparación de nuevas pruebas (new tests) vs. nuevos casos en los EE.UU

Vale la pena mencionar que el brote en una escuela israelí en mayo de dos casos conocidos de COVID-19 llevó a 153 estudiantes y 25 miembros del personal a dar positivo, incluidos 87 contactos cercanos fuera de la escuela. En ese momento, el número de casos diarios en todo el país había estado durante muchos días por debajo de 30.

Los estudios de niños son limitados porque es menos probable que se les haga la prueba, dados sus mejores resultados. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU., se han producido más de 200,000 casos de COVID-19 en niños menores de 18 años. Representan menos del 1 por ciento de las muertes por COVID-19. Ha habido 342 casos de un síndrome similar a la enfermedad de Kawasaki, médicamente conocido como síndrome inflamatorio multisistémico en niños. Seis han muerto.

Sin embargo, hallazgos recientes han puesto en primer plano en el debate de apertura de la escuela el hecho de que los niños son susceptibles de infectarse y tienen la capacidad de transmitir el virus. En un estudio publicado para el Departamento de Salud de Georgia, la Dra. Christine M. Szablewski señaló que más de la mitad de los niños de entre 6 y 10 años dieron positivo en un campamento nocturno. Ella concluyó: "Esta investigación se suma al conjunto de pruebas que demuestran que los niños de todas las edades son susceptibles a la infección por SARS-CoV-2 y, contrariamente a los primeros informes, podrían desempeñar un papel importante en la transmisión".

La naturaleza porosa de las comunidades y las extensas interacciones que ocurren entre condados y estados ponen a todos los sectores geográficos en riesgo de nuevos brotes. La Dra. Tina Hartert, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt, dijo al Wall Street Journal: “Nuestras escuelas son pequeños minimicrocosmos de nuestras ciudades en las que se encuentran; lo que está sucediendo en las ciudades es lo que sucederá en las escuelas. Hasta que no haya datos definitivos de una forma u otra, tenemos razones para creer a partir de décadas de datos de otros virus respiratorios que los niños son muy buenos transmisores. No hay muchas razones para creer que ese no sería el caso con este virus".

La Academia Estadounidense de Pediatría emitió un nuevo informe esta semana señalando que más de 97,000 niños dieron positivo por el coronavirus en solo las últimas dos semanas de julio.

Según un análisis de la Kaiser Family Foundation, uno de cada cuatro trabajadores tiene un alto riesgo de contraer una enfermedad grave si se infecta. Entre los maestros, alrededor de 1.47 millones (24 por ciento) tienen una condición que los colocará en mayor riesgo de contraer enfermedades graves. Además, millones de personas mayores viven en hogares con niños en edad escolar.

Según todos los informes, Estados Unidos ha estado volando a ciegas a través de esta pandemia a pesar de que la Casa Blanca se jacta de la gran cantidad de pruebas realizadas hasta ahora. Es motivo de gran preocupación el hecho de que la cantidad de pruebas diarias de COVID-19 en los EE. UU. ha disminuido significativamente en las últimas semanas. El 24 de julio, cuando los casos nuevos alcanzaron un máximo de 75,204, el número de pruebas realizadas ese día alcanzó un máximo de un día de 926,876. Desde entonces, el número se ha desplomado, con solo 665,029 pruebas el 8 de agosto. EE.UU. reportó 53,923 nuevos casos ese día.

Incluso el Washington Post se sintió obligado a comentar el 6 de agosto: "La cantidad de nuevos casos de coronavirus registrados en todo el país cada día está disminuyendo después de alcanzar un máximo de más de 75,000, pero las disminuciones se enturbian por problemas con las pruebas y la recopilación de datos en los grandes estados".

El presidente Trump se ha quejado repetidamente de que las pruebas supuestamente demasiado agresivas estaban impulsando las estadísticas sobre infecciones, y atribuyó falsamente el aumento explosivo de casos confirmados al aumento de las pruebas. En el contexto de la campaña para reabrir las escuelas, parte de la campaña asesina para obligar a los trabajadores a volver al trabajo, hay muchas razones para creer que el gobierno, trabajando en nombre de la élite corporativa, está comprometido en un esfuerzo criminal para ocultar el verdadero impacto de la pandemia.

El autor también recomienda:

Un mes de la pandemia de coronavirus: 7,2 millones de contagios y 165.000 muertes
[5 agosto 2020]

Los mercados se disparan mientras se apilan los cadáveres
[17 julio 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 10 de agosto de 2020)