Fauci advierte contra la inmunidad colectiva: "El número de muertos sería enorme"

por Bryan Dyne
17 agosto 2020

Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID), fue entrevistado ayer por el actor Matthew McConaughey (Free State of Jones) sobre el estado de la pandemia de coronavirus en Estados Unidos.

Durante el transcurso de la entrevista, McConaughey preguntó: “Si todos en el mundo contraen la enfermedad, ¿qué pasa con ella? ¿Se va por sí solo?" Fauci advirtió definitivamente que, "si todo el mundo lo contraera ... mucha gente va a morir".

El día anterior, el director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Robert Redfield, advirtió de manera similar en una entrevista con WebMD que debido a que "vamos a tener COVID en el otoño y vamos a tener gripe en el otoño". El país podría sufrir "la peor caída, desde una perspectiva de salud pública, que jamás hayamos tenido". Es casi seguro que la combinación "estresará ciertos sistemas hospitalarias" más allá de lo que son capaces de manejar.

A su manera subestimada, Fauci explicó el peligro inminente de cualquier política de "inmunidad colectiva" obtenida al permitir que el país o la población mundial se infecten con el virus. Las estimaciones actuales más bajas de la tasa de mortalidad de COVID-19 dadas por la Organización Mundial de la Salud es del 0,6 por ciento, y al menos la mitad de la población tiene que volverse inmune para detener la propagación de la enfermedad de esta manera. En conjunto, esto se traduce en un mínimo de 23 millones de muertes en todo el mundo por la pandemia, incluyendo más de 993.000 solamente en los EE. UU.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, testifica durante una audiencia del Subcomité de la Cámara de Representantes sobre la crisis del coronavirus, el viernes 31 de julio de 2020 en el Capitolio de Washington. (Kevin Dietsch/Pool vía AP)

Como dijo Fauci, "el número de muertes sería enorme y totalmente inaceptable". El número actual de muertos en los EE. UU. es de más de 171.000, junto con 5,4 millones de casos, que ya es una cifra asombrosa. Para lograr la estimación mínima de la inmunidad colectiva se requeriría una escala de muertes seis veces mayor que el recuento ya tomado.

La entrevista entre Fauci y McConaughey tuvo lugar el mismo día en que los CDC publicaron nuevas estimaciones para el número de muertos en los Estados Unidos, prediciendo que habrá 200,000 muertes reportados para la primera semana de septiembre si las tasas diarias de muertes en cada estado se mantienen estables o disminuyen ligeramente. Si las tasas de mortalidad comienzan a aumentar nuevamente, podría haber hasta 225,000 muertes para el Día del Trabajo. La estimación de la CDC incorpora la del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud, que predijeron la semana pasada que morirán 295.000 personas para el 1 de diciembre.

El mínimo de muertes en los Estados Unidos que se necesita para alcanzar el umbral de inmunidad colectiva para el coronavirus (crédito: wsws.org)

Fauci también dedicó algún tiempo discutiendo la diferencia entre la respuesta a la pandemia de Asia y de Estados Unidos. "Cuando [los países asiáticos] cerraron", explicó, sus números diarios de casos de coronavirus "bajaron a un nivel de referencia muy, muy baja". Estados Unidos, por el contrario, "subió y en lugar de bajar por completo, nos estabilizamos en 20.000 casos por día, lo que es completamente inaceptable". Y luego, cuando comenzamos a "abrir Estados Unidos nuevamente ... no lo hicimos de manera uniforme". Fauci continuó diciendo: “Entonces, lo que sucedió, cuando comenzamos a abrir, subió a treinta, cuarenta, cincuenta, sesenta, y alcanzamos un máximo de setenta mil [casos nuevos] por día. Hemos bajado ahora a cincuenta, pero deberíamos haber bajado hasta prácticamente nada, y no lo hicimos".

Lo que Fauci no aclara, sin embargo, es que “nosotros”, la población en su conjunto, no tomamos la decisión de reabrir fábricas, oficinas y negocios y así inducir millones de infecciones y decenas de miles de muertes. Haciendo caso omiso de las advertencias explícitas de los expertos sobre la pandemia, la oligarquía financiera que gobierna este país, y que han experimentado el coronavirus de una manera profundamente distinta a la clase obrera, tomó esa decisión.

Desde el principio, la principal preocupación de la élite empresarial y sus lacayos políticos en los partidos demócratas y republicanos fue proteger su riqueza y el sistema de ganancias capitalista en el que se basan. El número de muertos no fue una preocupación cuando la pandemia comenzó a extenderse por los Estados Unidos en marzo, sino la caída abrupta del mercado de valores.

Como respuesta, esta capa exigió al gobierno de Estados Unidos un cheque en blanco para apuntalar los mercados financieros y llenar las bóvedas de las corporaciones. Mientras Trump y su camarilla cantaban el estribillo de que "no había dinero" para establecer un sistema de rastreo de contactos y pruebas masivas en los Estados Unidos para contener y erradicar el contagio mortal, el presidente trabajó diligentemente con el Congreso para promulgar un rescate de $6,000,000,000,000.

Incluso las estimaciones más generosas de los economistas, incluyendo uno de Politico, muestran que como máximo el ocho por ciento del rescate se dirigió a medidas para acabar con el virus en sí, incluyendo la fabricación de más equipos de protección personal, trabajar en tratamientos, expandir el rastreo de contactos, implementar pruebas masivas y trabajando por hacer una vacuna. Aproximadamente una vigésima parte se destinó a los controles de estímulo con los que supuestamente los estadounidenses sin trabajo debían sobrevivir durante meses y meses. Todo lo demás fue a parar a las ya desbordadas arcas de los superricos.

Al mismo tiempo, había que pagar esas sumas. Así como se habían entregado billones a Wall Street, ahora hay que extraer billones del trabajo de la clase trabajadora. Así, Trump comenzó a afirmar falsamente que “nuestra gente quiere volver al trabajo”. El hecho de que se haya demostrado que estas acciones imprudentes propagan la pandemia y han costado miles de vidas es de poco interés para Trump o para los intereses sociales que representa.

En cambio, los trabajadores se ven obligados a regresar a plantas contaminadas y fábricas infectadas bajo una política de facto de inmunidad colectiva. Para pagar la crisis, la élite gobernante ha enviado a millones a trabajar en condiciones mortales, que están permitiendo que la pandemia se propague por las comunidades, matando y mutilando a miles. Si se permite que continúen, las acciones de Trump convertirán las advertencias de Fauci en una pesadilla viviente.

Esta política homicida, se podría argumentar que es genocida, se está aplicando cada vez con más vigor ahora que ha llegado el otoño y, según Trump, “¡¡¡las escuelas deben abrir !!!”. Trump sabe que la única forma de completar la reapertura económica es hacer que los niños regresen a la escuela para que sus padres puedan regresar al trabajo. La excusa de que los niños parecen ser menos susceptibles a las consecuencias más mortales de la pandemia se está utilizando para justificar una reapertura masiva de escuelas. Esto ya ha provocado una propagación masiva de COVID-19, tanto entre los niños como entre sus amigos y familiares mayores más susceptibles.

En un mundo racional, en lugar de utilizar a los niños para propagar enfermedades, la élite gobernante de EE. UU. habría evaluado su política de reapertura y habría escuchado a los expertos médicos, como aquellos que escribieron una carta titulada "Cierralo, comienza de nuevo, haz lo correcto". Firmado por cientos de médicos, enfermeras y otros de personal médico, señalan que si la respuesta del gobierno de Estados Unidos "hubiera sido tan eficaz como la de Corea del Sur, Australia o Singapur, habrían muerto menos de 2.000 estadounidenses". La carta continúa diciendo que “el 99 por ciento de esas muertes por COVID-19” podrían haberse evitado.

La Organización Mundial de la Salud hizo un llamamiento similar el jueves, pidiendo una gran afluencia de fondos para combatir la pandemia. Hablando en nombre de la organización, el director general Dr. Tedros declaró: “Antes de gastar otros $10 billones estadounidenses en las consecuencias de la próxima ola, estimamos que el mundo necesitará gastar al menos $100 mil millones estadounidenses en nuevas herramientas, especialmente en nuevas vacunas que se desarrollen".

Esto incluiría un régimen de pruebas masivamente ampliadas en los EE. UU., en lugar de uno que se está reduciendo constantemente y lo ha hecho desde fines de julio, incluso cuando la pandemia continúa propagándose. Brett Giroir, subsecretario de Salud y Servicios Humanos y jefe de la estrategia de pruebas de la administración de Trump, criticó a los periodistas que el jueves cuestionaron la caída en las pruebas, afirmando que "estamos haciendo la cantidad adecuada de pruebas ahora para reducir la propagación, aplanar la curva, salvar vidas." Luego descartó a los críticos como "personas que están vendiendo números".

Sin embargo, que hayan muerto tantos y que se haya destinado tanto dinero a la élite financiera, no es una cuestión de política correcta, sino que lo exige la lógica del capitalismo mismo. En última instancia, es más barato dejar que los trabajadores mueran y reemplazarlos que implementar las medidas necesarias para detener la pandemia en su camino —pruebas, rastreo de contactos, cuarentena, producción de EPP, etc. Esas cosas cuestan dinero y conseguir trabajadores adicionales es esencialmente gratis, especialmente con decenas de millones ahora desempleados.

Pero para implementar realmente estas medidas que salvan vidas se requiere una nueva orientación política, no dirigida a las políticas de decrépitos y asesinos de la clase capitalista y sus partidos políticos, sino a la clase trabajadora. Solo mediante una transferencia del poder político a los propios trabajadores, vinculados a la lucha por las políticas socialistas en una lucha contra el capitalismo mismo, se podrá contener y finalmente poner fin a la pandemia del coronavirus.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 15 de agosto de 2020)