Las compañías de seguros de salud de EE.UU. ganan miles de millones mientras la pandemia COVID-19 inflige muerte y miseria

por Alex Johnson
17 agosto 2020

Las principales compañías de seguros de salud de Estados Unidos están experimentando un aumento de las ganancias en medio de la furiosa pandemia COVID-19, incluso cuando el nuevo coronavirus ha enfermado o matado a un amplio sector de la población.

Las mayores cadenas de seguros de salud, entre ellas Anthem, Humana y UnitedHealth Group, están reportando ganancias en el segundo trimestre al doble de la tasa del mismo período del año pasado. Esto se debe principalmente a los miles de millones de dólares desprendidos de la interrupción abrupta de las reclamaciones médicas por cirugías costosas y electivas y a los miles de millones de dólares recibidos a través de la Ley CARES, aprobada en una votación bipartidista casi unánime por el Congreso en marzo.

Las operaciones más costosas, como los trasplantes cardíacos, las fusiones de columna vertebral y los reemplazos de rodilla, se han pospuesto o cancelado de inmediato porque los hospitales han tenido que concentrarse en la afluencia de pacientes de COVID-19. Además, la gente ha renunciado a procedimientos importantes por miedo a contraer el virus en los consultorios médicos y en las salas de emergencia. En el mes de abril, cuando la pandemia estaba fuera de control, las cirugías ambulatorias en las instalaciones de HCA Healthcare cayeron en un 70 por ciento en comparación con abril de 2019 en todo el país. Las admisiones de pacientes internos también han disminuido en casi un tercio. HCA es la red de hospitales con fines de lucro más grande de Estados Unidos.

Excluyendo a los pacientes de COVID-19, los planes de salud y los empleadores también han visto un descenso general en el uso de la atención médica de alrededor de 30 a 40 por ciento, según Tim Nimmer, el jefe mundial de Aon. Se espera que los costos anuales de la atención al paciente se reduzcan entre el 1,5 y el 2 por ciento cada mes.

Una de las mayores subidas vino de Humana, que informó el miércoles pasado que sus ingresos netos aumentaron a $1,8 mil millones para el segundo trimestre de 2020, en comparación con los $940 millones para el mismo trimestre de 2019. El gigante Cigna también se ha visto envuelto en una mayor corriente de ingresos, con sus ingresos ajustados a $39,8 mil millones para el segundo trimestre, con $1,8 mil millones en ingresos netos engullidos sólo por los accionistas.

El miércoles pasado, la cadena de farmacias minoristas CVS Health, junto con su subsidiaria Aetna, una de las principales aseguradoras, registraron ganancias mucho más altas que hace un año. Sus ingresos netos para el segundo trimestre alcanzaron $3 mil millones, un estimado de $1 mil millones más de lo que reportó para el mismo período de 2019, con ingresos de $65 mil millones.

Otras empresas de seguros de salud también están celebrando ganancias monumentales. Entre ellas se encuentra Anthem, una de las mayores compañías de seguros de salud con fines de lucro, cuyos ingresos netos se dispararon a $2,3 mil millones para el segundo trimestre desde los $1,1 mil millones de 2019. UnitedHealth reportó ganancias netas de $6,7 mil millones, en comparación con los $3,4 mil millones de los mismos tres meses del año pasado.

Debido a la extraordinaria disminución de los procedimientos costosos, estas empresas han sido capaces de eludir las leyes federales de atención de la salud que exigen que un porcentaje de los ingresos que generan de las primas de los clientes se gaste en gastos médicos. La mayoría de las empresas deben gastar aproximadamente de 80 a 85 centavos por dólar en primas de cobertura de atención médica. El 15 a 20 por ciento restante es todo lo que se les permite gastar en costos administrativos como la comercialización y consumir como ganancia.

Las aseguradoras están gastando actualmente una porción mucho menor de sus ingresos por primas en los costos de atención médica de sus clientes. CVS, por ejemplo, dijo en su informe trimestral que su proporción de beneficios médicos fue del 70 por ciento para el trimestre, en comparación con el 84 por ciento en el mismo período de 2019. Esto se ha traducido en millones de dólares en beneficios excedentes para los ejecutivos ricos y los principales accionistas.

Típicamente, las compañías de seguros de salud también han sido obligadas por la Ley de Cuidado de Salud Asequible (ACA) a pagar miles de millones de dólares en ingresos a pequeñas empresas e individuos. Sin embargo, la ley Obamacare concede un plazo de tres años para que las empresas calculen cuánto deben devolver.

Las compañías de seguros sin fines de lucro, especialmente las que están bajo los planes de atención médica de Blue Cross, también están presenciando márgenes de ganancia mucho más altos. Si bien la ley ACA estipula que también se les exige que paguen una cantidad significativa de ingresos mediante reembolsos, pueden tragar cualquier superávit adicional en sus reservas de capital.

En el caso de las empresas que son propietarias de algunos de los administradores de beneficios de farmacia más grandes, como UnitedHealth, no hay límite en cuanto a la cantidad que pueden ganar sus redes de médicos y empresas de atención de la salud, así como los administradores de beneficios. Michael Turpin, ex ejecutivo y vicepresidente de USI Insurance Services, dijo al New York Times que los enormes beneficios que se están reportando "no dan una idea exacta de cuánto dinero están haciendo para las aseguradoras".

Los médicos y los directores de hospitales están cada vez más preocupados por la aceleración de los beneficios de las aseguradoras y la limitada responsabilidad a la que se enfrentan en sus aleatorias estrategias para hacer frente a la pandemia de coronavirus. Colleen M. Byle, una oficial financiera del Centro Médico Montefiore en el Bronx, que ha tratado a más de 10.000 pacientes de COVID-19, dijo al Times que a las aseguradoras se les ha dado un margen excepcional para obtener beneficios sin hacer nada por los problemas de salud. "El gobierno ha estado financiando a los proveedores de manera significativa ... las aseguradoras deberían compartir esa carga, y no lo han hecho”.

Mientras que la clase dirigente ha acogido la pandemia como una oportunidad para obtener beneficios, el sufrimiento de la clase trabajadora está alcanzando niveles sin precedentes. Se estima que 5,4 millones de trabajadores estadounidenses han perdido su seguro médico entre febrero y mayo a causa de los despidos, según varios estudios de investigación sobre la pérdida de los planes de atención médica de los trabajadores. La Fundación de la Familia Kaiser estima que unos 27 millones en total corren el riesgo de perder la cobertura para finales de año. Esto dejaría a millones de personas vulnerables a enfermedades graves y a la muerte por COVID-19 o a problemas de salud apremiantes que harían imposible el pago de las facturas médicas.

A diferencia de las grandes compañías de seguros, las pequeñas instalaciones médicas y los hospitales rurales han luchado por permanecer abiertos y en funcionamiento desde que estalló la pandemia a mediados de marzo. Muchos hospitales pequeños de todo el país están al borde de la ruina financiera debido a la cancelación de procedimientos electivos, una de sus pocas fuentes de ingresos fiables, y han quedado en gran medida fuera del rescate de la Ley CARES.

A principios de abril, el Hospital General del Condado de Decatur, el único hospital del condado rural de Decatur, Tennessee, donde viven unas 12.000 personas, se vio obligado a cerrar debido a la creciente amenaza del coronavirus. La mayoría de los negocios no esenciales en el condado ya estaban cerrados debido a COVID-19. El cierre del hospital creó una enorme carga económica en la región, ya que el hospital era uno de los mayores empleadores del condado y eliminó más de 100 empleados prácticamente de la noche a la mañana. La directora de recursos humanos del hospital, Melinda Hays-Kirkwood, dijo a NPR, "para algunas personas, este ha sido su único trabajo fuera de la universidad. Es duro para estos empleados que han estado aquí mucho tiempo".

En Williamson, Virginia Occidental, el Hospital Williamson Memorial cerró sus puertas a finales de abril. El hospital, uno de los muchos centros médicos crónicamente carentes de fondos y personal en las zonas rurales, se había declarado en bancarrota el año pasado antes de que la pandemia lo incapacitara para permanecer abierto. La instalación era el único hospital en la comunidad minera del condado de Mingo y había proporcionado tratamientos para los mineros afectados por el pulmón negro o lesionados mientras trabajaban bajo tierra. En los últimos años, con el colapso de la minería en la región y el consiguiente declive social y económico, el hospital había sido un salvavidas para los pacientes que habían sufrido una sobredosis de opiáceos y otras drogas.

Un estudio de investigación publicado por la Universidad de Carolina del Norte encontró que 172 hospitales rurales en todo EE.UU. han sido cerrados desde 2005.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de agosto de 2020)