Apple: un estudio de caso de parasitismo financiero

por Nick Beams
19 agosto 2020

Como resultado de la crisis de mediados de marzo, cuando los mercados financieros esencialmente se congelaron, la Fed de EE. UU. intervino con un programa masivo de compra de activos de alrededor de $3 billones, incluida por primera vez la compra de bonos corporativos.

Esto desató un frenesí de endeudamiento con el resultado de que la emisión de bonos corporativos en lo que va de año ya supera a la de 2019.

La razón aparente de la intervención sin precedentes de la Reserva Federal, el factor principal para enviar los índices de Wall Street a un punto de los máximos históricos alcanzados en febrero, fue proporcionar un apoyo para las corporaciones con problemas de efectivo y amenazadas de bancarrota debido a la pandemia de COVID-19.

Pero al igual que con todas las medidas tomadas por la Fed, la intervención ha llevado a niveles cada vez mayores el parasitismo que forma el modus operandi de la economía y el sistema financiero estadounidenses a medida que la riqueza se desvía hacia las arcas de la élite financiera.

Apple no enfrenta ningún problema de flujo de caja. Tiene cientos de miles de millones de dólares en efectivo y anunció ingresos para el trimestre de junio de $59,7 mil millones, con una ganancia de $11,25 mil millones. Pero fue uno de los primeros en la fila en aprovechar las nuevas condiciones creadas por la Fed.

En mayo recaudó $8 mil millones a través de una nueva emisión de bonos y la semana pasada siguió con un regreso a los mercados financieros para recaudar $5,5 mil millones más.

El efecto de la intervención de la Fed, el recorte de su tasa base a cero, la compra de bonos del Tesoro y bonos corporativos, ha permitido a las corporaciones obtener dinero de los mercados financieros a las tasas más baratas de la historia.

Según un informe de Bloomberg, la última emisión de bonos de Apple se divide en cuatro partes, con el vencimiento más largo de 40 años con un rendimiento de solo 1,18 por ciento (118 puntos básicos) por encima de los bonos del Tesoro de EE. UU. Esto significa que Apple pagará un poco más del 2,5 por ciento de interés sobre su deuda a más largo plazo, y los pagos de la deuda a más corto plazo serán aún más bajos. Apple logró una tasa aún más barata que Amazon, que tuvo que pagar 130 puntos básicos por encima de la tasa de los bonos del Tesoro cuando emitió nueva deuda.

Apple no utilizará nada del dinero recaudado de esta manera para expandir la producción y la inversión o para financiar nuevas investigaciones, y mucho menos crear empleos. Se dedica a financiar recompras de acciones y pagar dividendos y para otros "fines corporativos generales".

Sin duda, parte de esos "propósitos corporativos" será el desarrollo de medidas de ingeniería financiera y los pagos de contadores y abogados para idear nuevos métodos de evadir impuestos.

El objetivo de estas medidas es la transferencia de riqueza a los accionistas y ejecutivos de la empresa, beneficiando a los principales inversores, como el multimillonario Warren Buffet, y a los ejecutivos de la empresa.

Las recompras de acciones y el aumento de dividendos, financiados con deuda, disponibles a tasas ultra bajas, aumentan el precio de las acciones de la empresa al recomprar acciones del mercado. El resto de los accionistas obtienen una plusvalía y los ejecutivos de la empresa son recompensados mediante un sistema en el que su remuneración se basa en el desempeño de la empresa en el mercado de valores. El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, ya se ha convertido en multimillonario y obtendrá aún más beneficios.

Este proceso recibió un gran impulso de la intervención de la Fed tras la crisis de 2008, manteniendo las tasas de interés en niveles ultra bajos a través de su programa de flexibilización cuantitativa, y Apple lo aprovechó al máximo. A través de su programa de recompra de acciones, se convirtió en la primera empresa del mundo en alcanzar una valoración de mercado de $1 billón en agosto de 2018, un aumento de $300 mil millones con respecto a los tres años anteriores.

Pero la escalada de los últimos cinco meses, a raíz de la respuesta de la Fed a la pandemia de COVID-19, deja esto en la sombra. La capitalización de mercado actual de Apple es ahora de alrededor de $1,9 billones y se espera que pronto alcance los $2 billones, una duplicación en solo dos años.

Su valoración de mercado es ahora mayor que el PIB de Canadá, la décima economía más grande del mundo, así como los de Rusia y España.

El aumento de su valoración de mercado es solo un aspecto del parasitismo que caracteriza el modo de acumulación de beneficios de Apple. A diferencia de las corporaciones gigantes del pasado, no emplea una gran fuerza laboral industrial. Foxconn lleva a cabo operaciones cruciales de componentes y ensamblaje en China y otras empresas de todo el mundo.

Los últimos cálculos muestran que el costo de los componentes del iPhone más caro, que se vende al por menor entre $1.100 y $1.450, es poco menos de $500. El costo laboral del ensamblaje es insignificante y un trabajador de Foxconn en China se lleva a casa $300 al mes.

La masa de plusvalía, que es creada por la labor de los trabajadores en la fabricación de los componentes y su ensamblaje, es luego contabilizada por Apple esencialmente en forma de renta monopolística, protegida por una serie de leyes que cubren la propiedad intelectual.

Apple y otras empresas de alta tecnología sostienen que los precios elevados son el resultado de los costos asociados con la investigación y la innovación. De hecho, son resultado de la monopolización del conocimiento, a menudo desarrollado en el dominio público. La tecnología básica de un iPhone (las baterías, la pantalla táctil, el reconocimiento de voz, Internet) fue el resultado de una investigación financiada con fondos públicos.

Existe un costo asociado con el desarrollo de nuevos algoritmos, etc., pero esto se ve eclipsado por lo que las empresas de alta tecnología obtienen de forma gratuita como resultado de la investigación científica básica.

Lo mismo se aplica a la innovación y los nuevos fármacos desarrollados y luego comercializados por las empresas farmacéuticas a niveles exorbitantes.

El “modelo Apple” de acumulación de riqueza es solo una de las expresiones más atroces de lo que es un proceso general.

Según cálculos del economista William Lazonick, en la década 2010-019 las empresas del índice S&P 500, que comprenden el 80 por ciento de la capitalización bursátil de los mercados de valores estadounidenses, gastaron $5,3 billones, el 54 por ciento de sus ganancias, en recompras de acciones. Otros $ 3.8billones, o el 39 por ciento de las ganancias, se distribuyeron como dividendos. Esto significó que durante ese período solo el 7 por ciento de las ganancias se utilizó para invertir en la economía real.

Y como muestran las últimas empresas de Apple y otros gigantes corporativos en los mercados de bonos, poniendo sus manos en dinero ultra barato puesto a disposición por la Fed en medio de la muerte y la devastación económica causada por la pandemia, este saqueo sistemático de recursos solo está aumentando.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 18 de agosto de 2020)