El acuerdo de $600 millones sobre el agua en Flint—una miseria para encubrir un masivo crimen social

por Sheila Brehm
22 agosto 2020

El jueves se anunció un acuerdo preliminar de $600 millones para las víctimas del envenenamiento por plomo en el agua en Flint. El acuerdo es el resultado de más de 20 demandas civiles presentadas contra el estado de Michigan por el cambio al río Flint en abril de 2014. El cambio se realizó sin agregar controles de corrosión. El tratamiento inadecuado del agua extraída del contaminado río Flint fluyó a través de las tuberías revestidas de plomo de la ciudad y contaminó los cuerpos de hombres, mujeres y niños durante 18 meses.

El acuerdo ofrecido por el estado de Michigan es una admisión tardía de que, como resultado de la acción estatal, los residentes de Flint bebieron, cocinaron y se bañaron en agua envenenada que causó muertes, enfermedades y devastación financiera para los propietarios de viviendas y pequeñas empresas. Sin embargo, no es más que un pálido reflejo del nivel de criminalidad ejercida y encubierta contra la población de la ciudad obrera y el daño que causó.

La planta de tratamiento de agua en Flint

Los responsables no solo incluyen al exgobernador republicano Snyder, sino a toda la élite política, tanto el Partido Republicano como el demócrata, en todos los niveles: local, estatal y federal, así como General Motors y el sindicato United Auto Workers. Una selección de los más reconocidos políticos y celebridades ha visitado Flint, incluido el senador Bernie Sanders, la exsecretaria de Estado, Hilary Clinton y el expresidente Barack Obama, quien infamemente les dijo a los residentes que bebieran el agua contaminada. Trayendo promesas vacías y organizando audiencias falsas, el Partido Demócrata ha utilizado regularmente a los residentes de Flint como un accesorio para sus diversas campañas electorales.

En 2014, los políticos y los medios corporativos ignoraron meses de protestas de los residentes que se enfermaban, sufrían pérdida de cabello y desarrollaban brotes por el agua maloliente y descolorida. Si no hubiera sido por la iniciativa de los residentes de Flint de buscar expertos en agua externos para llevar a cabo un muestreo de agua independiente, es posible que el crimen social nunca se hubiera descubierto. El regreso al Departamento de Agua y Alcantarillado de Detroit, la fuente de agua de la ciudad durante 50 años tuvo lugar en octubre de 2015, pero el daño ya se había hecho y continúa hasta el día de hoy.

Se espera que los detalles del pago de la liquidación y la compensación obtengan la aprobación del tribunal en un plazo de 45 a 60 días. En una conferencia de prensa celebrada el jueves, los abogados Michael Pitt y Ted Leopold explicaron las líneas generales del fondo del acuerdo. Aproximadamente el 80 por ciento del fondo, después de que se paguen los honorarios de los abogados, se asignará a los niños y la mayoría irá a los que tenían seis años o menos en el momento del cambio al río Flint.

Además, la compensación también se destinará a adultos, empresas y propietarios. Doce millones de dólares están destinados a niños con necesidades de educación especial y $35 millones se reservarán para “niños olvidados”, incluidos aquellos en hogares con padres sustitutos que podrán solicitar una compensación cuando cumplan 18 años.

El monto en dólares para cada individuo dependerá de cuántos residentes soliciten la compensación y cumplan con los requisitos de datos basados en evidencia, incluida la documentación del nivel de plomo en sangre. Para los adultos, el acuerdo establece un proceso para aquellos que deseen presentar reclamos por daños a un administrador de reclamos aprobado por el tribunal.

Significativamente, las agencias estatales y sus empleados, incluido Rick Snyder, ya no serán acusados si un juez de un tribunal federal, un juez de un tribunal de apelaciones estatal y el juez del tribunal de circuito de Genesee, Joseph Farah, aceptan el acuerdo. Esto significa que ninguna de las personas que presidieron la sórdida operación que resultó en el envenenamiento de una ciudad entera se enfrentará a la justicia en los tribunales.

Continuarán las demandas contra la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. y Veolia, una empresa de consultoría ambiental y privada mundial de agua, así como contra la empresa de ingeniería Lockwood, Andrews y Newman. Ambas empresas privadas dieron su visto bueno para que la anticuada Planta de Tratamiento de Agua de Flint se utilizara para tratar el agua del río Flint.

Antes de la conferencia de prensa del jueves, tanto la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, como la fiscala general Dana Nessel elogiaron el acuerdo “histórico”, aludiendo a la posibilidad de que finalmente se cierre. Ambos se negaron convenientemente a decir lo que todos en Flint saben: que ni una sola persona ha sido procesada, condenada o encarcelada por este crimen.

De hecho, Whitmer, quien reemplazó al gobernador republicano Rick Snyder en 2018, no intervino para arrestar y responsabilizar a los responsables de la peor crisis de salud provocada por el hombre en la historia de Estados Unidos, sino para hacer un borrón y cuenta nueva. En junio de 2019, Nessel desestimó todos los cargos penales pendientes, incluido de homicidio involuntario, contra ocho funcionarios implicados en el envenenamiento por agua de la población de Flint.

El hecho de que un gran porcentaje del pago esté destinado a los niños demuestra el cruel desprecio por la vida humana por parte de quienes supervisaron y encubrieron la crisis del agua en ese momento. Los efectos nocivos de la ingestión de plomo son bien conocidos desde principios del siglo pasado. El impacto en los niños pequeños es especialmente profundo debido al rápido desarrollo de sus cuerpos, incluido el daño potencial al cerebro y al sistema nervioso. ¿A cuántos niños de Flint se les ha impedido alcanzar su máximo potencial humano?

Se sabe que el envenenamiento por plomo ha causado hasta 276 abortos espontáneos y la tasa de fertilidad en Flint cayó un 12 por ciento. Los adultos y los niños se enfermaban de innumerables otras formas, sufriendo condiciones de los sistemas digestivo, endocrino, renal e inmunológico, así como del corazón y los pulmones. Hasta el día de hoy, los residentes aún viven con enfermedades causadas por el agua envenenada.

Se han perdido innecesariamente muchas vidas. El agua sin tratar no solo envenenó a la población con plomo, sino que también contribuyó a dos picos importantes de la enfermedad del legionario, en junio de 2014 y mayo de 2015. La falta de tratamiento adecuado del agua creó las condiciones ideales para el crecimiento de la letal legionela y otras bacterias. Snyder y otros funcionarios del Gobierno no reconocieron los brotes de legionelosis hasta enero de 2016.

Trece residentes de Flint murieron a causa de legionelosis, incluida la víctima más joven, Jassmine McBride, de 30 años, en febrero de 2019. Un estudio sugiere que 119 muertes atribuidas a neumonía durante el tiempo en que la ciudad dependía del agua del río Flint probablemente se debieron a casos no diagnosticados de legionelosis.

General Motors y el sindicato United Auto Workers (UAW) también son cómplices que no tendrán que rendir cuentas. Tanto GM como el UAW ocultaron a la población lo que sabían sobre los efectos mortales del envenenamiento por plomo. En octubre de 2014, las superficies de las piezas de la planta de Flint Engine de GM se estaban corroyendo y devorando hasta el punto de que ya no encajaban correctamente. La corporación automotriz cambió silenciosamente su fuente de agua sin ni siquiera una advertencia a las decenas de miles de residentes de Flint. Si el agua estaba oxidando las partes de los motores, ¿qué le estaba haciendo a la población?

El exvicepresidente del UAW, Norwood Jewell, quien fue condenado por aceptar decenas de miles de dólares en sobornos de Fiat Chrysler, también fue una figura en la crisis del agua de Flint. Cuando era director regional, Jewell era un patrocinador político clave de la alcaldesa demócrata de Flint, Dayne Walling, quien presionó el botón el 24 de abril de 2014 que cortó la conexión de la ciudad al sistema de agua de Detroit.

Más importante aún, junto con Walling, Jewell fue un defensor de la Autoridad del Agua de Karegnondi (KWA), la empresa con fines de lucro que construyó una nueva tubería de agua de $285 millones para transferir agua desde el lago Huron a hogares y negocios en Flint. La nueva tubería debía correr paralela a una tubería de agua tratada existente operada por el Departamento de Agua y Alcantarillado de Detroit, que había abastecido a Flint durante más de medio siglo. La KWA fue clave para toda la operación, prometiendo grandes ganancias a los tenedores de bonos, desarrolladores y otros intereses corporativos y financieros.

En marzo de 2013, Jewell se presentó ante el Ayuntamiento de Flint para presentar el proyecto de la KWA, con a la alcaldesa Walling sentado detrás de él. Hablando como un miembro de la alta gerencia, dijo: “GM paga una gran factura de agua y hemos perdido suficientes negocios de GM en esta ciudad por arriesgarnos a que las tarifas del agua de Detroit suban dos dígitos como lo han hecho un año tras otro”. El administrador de emergencias designado por el estado, la alcaldesa Walling y otros demócratas locales, y burócratas del UAW como Jewell, presentaron falsamente a la KWA como una medida de ahorro de costos.

De hecho, la KWA se trataba de hacer dinero. Al igual que la reestructuración por bancarrota de Detroit en 2013-14, Snyder y su secretario del Tesoro demócrata, el exbanquero de inversiones Andy Dillon, utilizaron la crisis financiera en Flint, producto de décadas de cierres de plantas y despidos masivos por parte de GM, para implementar y planea saquear bienes públicos.

Seis años desde el inicio de la intoxicación por agua, los residentes de Flint todavía están pagando facturas de agua que se encuentran entre las más altas de los Estados Unidos. Los residentes pagan por el agua que no beben porque no confían en ella. En cambio, dependen del agua embotellada, de donaciones caritativas o sus propios bolsillos, ya que el estado puso fin a sus distribuciones gratuitas. El reemplazo de las líneas de servicio de plomo aún no se ha completado.

Vale la pena señalar que, en los comentarios de Whitmer a la Convención Nacional Demócrata el lunes por la noche, transmitidos en vivo desde un salón sindical del UAW en Lansing, Michigan, no mencionó el envenenamiento por agua de Flint ni el daño a la población. Todos los políticos capitalistas están ansiosos por dejar atrás la crisis del agua de Flint, y esperan que el acuerdo de $600 millones apacigüe a los trabajadores, al menos temporalmente.

Pero Flint se ha hecho conocido en todo el mundo por el envenenamiento de la población como resultado de que la élite gobernante antepuso las ganancias ante las vidas de la gente común. Esta experiencia es ahora la experiencia de decenas de millones de trabajadores en los Estados Unidos y en todo el mundo.

A medida que la pandemia de coronavirus se ha desatado incontrolablemente en todo Estados Unidos, las élites gobernantes han mostrado el mismo desprecio por la seguridad y el bienestar de la población que por Flint. La respuesta inepta e inhumana de la élite política a la crisis de Flint se repite de manera multiplicada en la respuesta a la pandemia por parte de la Administración de Trump y sus cómplices del Partido Demócrata.

Lo que ha cambiado desde el inicio de la crisis del agua en 2014 es el surgimiento de la clase trabajadora en oposición a la subordinación de la oligarquía gobernante de todas las consideraciones de salud pública a los intereses de Wall Street. Este movimiento emergente es la fuerza a la que los trabajadores y jóvenes de Flint deben dirigirse, no a los títeres demócratas y republicanos de la oligarquía financiera. Esta es la fuerza que puede acabar con el sistema de ganancias capitalista, la fuente de la pobreza, la opresión, la desigualdad y las guerras.

(Publicado originalmente en inglés el 21 de agosto de 2020)