El asalto de la extrema derecha al parlamento alemán

por Christoph Vandreier
2 septiembre 2020

Las imágenes de neonazis ondeando la bandera del Imperio Alemán anterior a 1918 en los escalones del edificio del parlamento federal de Alemania se han extendido rápidamente por todo el mundo, produciendo una justificada indignación. Las escenas formaron parte de la movilización de unos 30.000 extremistas de derecha, antisemitas y sus partidarios en la capital alemana, Berlín, el sábado para protestar contra cualquier esfuerzo para contener la propagación del coronavirus.

Los representantes del gobierno y de los partidos de la oposición trataron de distanciarse públicamente de las protestas en los medios de comunicación. "Las banderas del Imperio Alemán y las consignas de la extrema derecha frente al parlamento alemán son ataques intolerables al corazón de nuestra democracia", declaró el presidente alemán Frank-Walter Steinmeier (socialdemócratas, SPD). "Nos afecta a todos cuando una minoría de extrema derecha visiblemente dispuesta a cometer actos de violencia quiere asaltar el asiento de los representantes del pueblo", dijo el presidente del Parlamento Federal Wolfgang Schäuble (Demócratas Cristianos, CDU).

Tales declaraciones son completamente hipócritas. A los políticos no les preocupan los extremistas de derecha, que ondean banderas del Imperio del Kaiser e insignias nazis, sino que sus acciones exponen los peligrosos acontecimientos políticos en Alemania y provocarán la oposición popular. Todos estos partidos han estado cooperando con los extremistas de derecha en el parlamento. Han elegido diputados de la Alternativa para Alemania (AfD) de extrema derecha para presidir importantes comités parlamentarios, han convertido a la AfD en la oposición oficial y han aplicado sus políticas inhumanas.

En los días previos a la manifestación del sábado, representantes de todos los partidos y los medios de comunicación la aplaudieron. Con la movilización de los extremistas de derecha, quieren intimidar y reprimir la creciente oposición a su imprudente política de reapertura de la economía en medio de la pandemia del coronavirus.

Después de que las autoridades berlinesas prohibieran la manifestación aduciendo que se habían hecho numerosas declaraciones declarando la intención de los participantes de ignorar las normas relativas al distanciamiento social y al uso de máscarillas, la editorial derechista Springer inició una importante campaña de propaganda. Su periódico Bild publicó un artículo con un titular que insistía en que las regulaciones de salud pública eran "un ataque inaceptable a uno de nuestros más altos derechos básicos".

El líder del partido La Izquierda en el parlamento, Dietmar Bartsch, declaró después de la primera manifestación de extrema derecha en Berlín el 1 de agosto, que era necesario conciliar con los participantes. "Etiquetarlos y excluirlos no ayuda a nadie", dijo a Deutschlandfunk. "Hay extremistas de derecha y realmente algunos idiotas, pero también mucha gente que participó por insatisfacción".

Este tipo de encubrimiento de una marcha de extrema derecha ya se vio con las manifestaciones islamófobas de Pegida, cuyos participantes fueron descritos por políticos de todos los partidos como "ciudadanos preocupados" que deberían participar en el diálogo. En ese momento, la trivialización de las protestas sirvió para que sus posiciones de extrema derecha se convirtieran en una parte aceptable del discurso político y para socavar la solidaridad generalizada con los refugiados.

Tampoco se puede dudar del carácter de extrema derecha de las manifestaciones del coronavirus. Fueron organizadas por un amplio espectro de organizaciones de extrema derecha y neonazis, desde el NPD hasta el Movimiento Identitario y la AfD. El fascista de la AfD Björn Höcke estuvo presente, así como el extremista de derecha y notorio antisemita Jürgen Elsässer. Junto con las banderas imperial y militar alemana, también se exhibieron las insignias nazis.

Junto con el apoyo de grandes sectores de los medios de comunicación y la clase política, los extremistas de derecha también podían contar con el apoyo del aparato estatal. Aunque en la anterior manifestación se violaron sistemáticamente las medidas de salud pública, y antes de la protesta circulaban numerosas declaraciones que se oponían al uso de máscaras y al mantenimiento del distanciamiento social, el Tribunal Superior Administrativo de Berlín emitió una decisión el viernes por la noche, permitiendo que la manifestación siguiera adelante.

Anteriormente, Thomas Haldenwang, presidente del servicio federal de inteligencia nacional de Alemania, declaró que un gran número de personas "que actúan en el marco de la Ley Fundamental" se reunirían en las manifestaciones. Los intentos de los extremistas de derecha de tomar el liderazgo de tales protestas, continuó, habían demostrado "no ser especialmente eficaces". El predecesor de Haldenwang, Hans-Georg Maassen, habló de manera similar sobre las protestas de la extrema derecha en Chemnitz hace dos años. Mientras que la agencia de inteligencia sistemáticamente minimiza el papel de los extremistas de derecha, calumnia a los que se atreven a oponerse a ellos como "extremistas de izquierda".

Al final, los manifestantes fueron casi invitados por la policía a usar el edificio del Reichstag como telón de fondo para su propaganda. A pesar de que los extremistas de derecha de toda Alemania habían anunciado planes para asaltar Berlín durante días, sólo 3.000 policías se movilizaron en la capital. Cuando el tema se trataba de los manifestantes de izquierda contra el G-20 en Hamburgo, se desplegaron 10 veces más policías. El escenario de la manifestación estaba directamente frente al edificio del parlamento, pero sólo tres policías fueron asignados para vigilarlo.

Casi simultáneamente con las escenas en el edificio del Reichstag, tres policías hablaron desde el escenario a los manifestantes en un mitin cercano. Según el Süddeutsche Zeitung, un comisario de policía jubilado de Munich, un investigador criminalístico de Augsburgo y un jefe de unidad de Franconia declararon su apoyo a la protesta como agentes de policía.

La escoria fascista de la sociedad se movilizó el sábado para apoyar la política del gobierno de reabrir la economía. El gobierno federal y los gobiernos estatales ya han retirado o abandonado totalmente casi todas las medidas para contener la propagación de la pandemia. Las escuelas y los lugares de trabajo se están abriendo en condiciones extremadamente inseguras, preparando el camino para un fuerte aumento de las infecciones. El objetivo es asegurar los beneficios de los bancos y las grandes empresas a costa de miles de vidas.

Esta política se enfrenta a una fuerte oposición de la gran mayoría de la población alemana. Una encuesta de la ZDF del viernes mostró que el 79% de los encuestados querían regulaciones más estrictas en los eventos públicos, algo que el gobierno federal había rechazado justo el día anterior. Se están estableciendo comités de acción en las escuelas contra su reapertura insegura, y los trabajadores están discutiendo las huelgas en las fábricas.

Los planes de despidos masivos también se enfrentan a una amplia oposición. Cientos de miles de puestos de trabajo serán destruidos en la industria automotriz, el comercio minorista y las aerolíneas. Las tensiones ya están llegando al punto de ebullición.

La política despiadada que se está llevando a cabo en interés de las grandes empresas es totalmente incompatible con las necesidades más básicas de la población. Es por eso que, en medio de la profunda crisis del capitalismo, la élite gobernante se apoya cada vez más abiertamente en formas de gobierno dictatoriales y fascistas. Manifestaciones como la de los sábados no gozan de un apoyo masivo, sino que son producto del establecimiento político y del aparato estatal. Sin embargo, esto no las hace menos peligrosas.

En los últimos años, se han establecido redes de extrema derecha en las fuerzas de seguridad, y la ideología fascista ha vuelto a ser políticamente aceptable. Steinmeier, que ahora afirma estar indignado por el ondear de las banderas del Imperio Alemán, estuvo muy involucrado en esto. Cuando la AfD entró al parlamento, declaró que era necesario remover los "muros de irreconciliabilidad" contra las posiciones de la extrema derecha. Posteriormente, invitó a los dos líderes de los grupos parlamentarios de la AfD a conversar en su residencia, el Palacio de Bellevue.

En los meses siguientes, la CDU y el SPD planearon la creación de la gran coalición en prolongadas conversaciones a espaldas de la población. Esto resultó en la coronación de la AfD como la oposición oficial y la aplicación de sus políticas de extrema derecha por la coalición. Esto se aplica a la creación de una red de centros de detención de refugiados, el crecimiento asombroso de la desigualdad social y el rearme de los militares.

La pandemia de coronavirus está acelerando estos acontecimientos. El verdadero estado de las relaciones de clase bajo el capitalismo está siendo expuesto. Al igual que en los Estados Unidos, donde Trump se apoya cada vez más abiertamente en los grupos fascistas para suprimir las protestas contra la violencia policial, la élite gobernante quiere intimidar a todos sus oponentes con fuerzas reaccionarias de extrema derecha.

Por lo tanto, el ascenso de la extrema derecha sólo puede ser detenido por un movimiento político independiente de la clase obrera, que se dirige no sólo contra los extremistas de derecha, sino contra todos los partidos del establishment y la gran coalición, que aplaude a la extrema derecha y refuerza sus organizaciones. Debe dirigirse contra las raíces del fascismo, el nacionalismo y la guerra: el sistema capitalista de beneficios. Esta es la perspectiva por la que lucha el Sozialistische Gleichheitspartei (SGP, Partido Socialista de la Igualdad), la sección alemana del Comité Internacional de la Cuarta Internacional.

(Artículo publicado originalmente en inglés el de de 2020)