Biden lanza una masiva campaña publicitaria de "ley y orden"

por Barry Grey
4 septiembre 2020

La campaña presidencial de Joe Biden emitió el miércoles un nuevo anuncio televisivo que denuncia a los manifestantes antipoliciales que se dedican al vandalismo o al saqueo y atribuye al presidente Trump la culpa de los violentos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes en ciudades como Kenosha, Wisconsin y Portland, Oregón.

El anuncio de sesenta y dos segundos resume el mensaje de ley y orden público del discurso pronunciado el lunes en Pittsburgh por el candidato demócrata. Esa aparición arreglada apresuradamente fue en respuesta a las denuncias fascistas de los manifestantes y a la representación de Biden y los demócratas como en deuda con los alborotadores socialistas e incendiarios que dominaron la convención republicana del mes pasado.

Joe Biden da un discurso el 31 de agosto de 2020 desde Pittsburgh, Pennsylvania. (Captura de pantalla de la transmisión en vivo de Youtube/Joe Biden)

El anuncio comienza con un video de Biden hablando en Pittsburgh intercalado con fotos de coches y tiendas quemados y video de enfrentamientos entre los manifestantes y la policía antidisturbios. Biden afirma: "Quiero dejar absolutamente claro. Los disturbios no son una protesta. Saquear no es protestar. Es anarquía, simple y llanamente. Y aquellos que lo hacen deben ser procesados".

Biden continúa diciendo: "Los incendios están ardiendo y tenemos un presidente que aviva las llamas. No puede detener la violencia porque durante años la ha fomentado... Donald Trump añade combustible a todos los incendios."

El anuncio es parte de una compra masiva de 45 millones de dólares por semana en televisión y digital que es, de lejos, la mayor de la campaña hasta la fecha. El anuncio se emitirá a nivel nacional en la televisión por cable y en los mercados locales en nueve estados disputados: Arizona, Florida, Michigan, Minnesota, Nevada, Carolina del Norte, Ohio, Pennsylvania y Wisconsin.

La campaña Trump ha lanzado dos nuevos anuncios de ley y orden propios en torno al tema "Comunidades no criminales". Trabajos no mafias". Saldrán al aire en Minnesota y Wisconsin.

El anuncio de Biden viene en la víspera de una rápida visita organizada por Biden y su esposa Jill a Kenosha, Wisconsin, fijada para el jueves. El martes, Trump visitó la ciudad, se reunió con la policía y los oficiales de la Guardia Nacional y reiteró su defensa de los policías asesinos y los vigilantes de extrema derecha que atacan a las multitudes que protestan contra la violencia policial y el racismo.

Kenosha es una ciudad de 100.000 habitantes que ha sido devastada por décadas de cierre de plantas. Se ha convertido en un punto focal de las manifestaciones contra la violencia policial que se han llevado a cabo en todo el país desde mayo, tras el brutal asesinato policial de George Floyd en Minneapolis, Minnesota.

Las protestas estallaron en Kenosha el mes pasado tras el tiroteo policial del 23 de agosto contra Jacob Blake, de 29 años, un trabajador afroamericano y padre de seis hijos. El oficial Rusten Sheskey, veterano de siete años de la policía, disparó al desarmado Blake a quemarropa siete veces en la espalda mientras la víctima intentaba subir a su coche, donde estaban sentados tres de sus hijos. Blake permanece hospitalizado, paralizado de cintura para abajo.

El gobernador demócrata de Wisconsin ha llamado a unos 1.500 soldados de la Guardia Nacional y el alcalde demócrata de Kenosha ha supervisado una brutal represión policial contra manifestantes abrumadoramente pacíficos, que incluye detenciones masivas y el uso de gas lacrimógeno, balas de goma y vehículos blindados de uso militar.

El 25 de agosto, durante la convención republicana, Kyle Rittenhouse, de 17 años, entusiasta de Trump y aspirante a policía, atendió a un llamamiento del grupo de milicianos de la Guardia de Kenosha para que acudiera a la ciudad y llevara a cabo un enfrentamiento armado con los manifestantes. Rittenhouse disparó y mató a dos manifestantes pacíficos e hirió a un tercero.

El anuncio de Biden no menciona el asesinato de dos manifestantes por un vigilante pro-Trump en Kenosha o la coordinación abierta entre los milicianos y la policía de Kenosha, capturada en un video de teléfono celular visto por millones de personas en todo el mundo.

En respuesta a los desvaríos fascistas de Trump y de los republicanos al tratar de establecer sus propias credenciales de orden público, Biden y el Partido Demócrata siguen las demandas de sus partidarios en Wall Street y dentro del aparato de inteligencia y seguridad nacional, tal como lo articula el New York Times .

El martes, la edición impresa del Times publicó un artículo de opinión del columnista Brett Stephens titulado "Progresistas involuntarios por el triunfo": ¿Joe Biden tiene el descaro de pararse a la extrema izquierda?"

El artículo denunciaba a los manifestantes en Washington DC que empujaron al senador republicano Rand Paul y a su esposa cuando salían de la Casa Blanca tras el discurso de aceptación de Trump en la convención republicana. Se quejaba de que el discurso de Biden en Pittsburgh no iba lo suficientemente lejos y le instaba a "llamar a la fealdad de la extrema izquierda", visitar los negocios quemados en Kenosha, y telefonear a la familia de un activista de la derecha asesinado el sábado pasado en Portland.

A esto le siguió el miércoles un comentario prominente del columnista principal del Times, Thomas Friedman, llamando el discurso de Biden "el saqueo no es protesta" un "buen comienzo", pero exigiendo que denuncie más enérgicamente las llamadas para "desfinanciar a la policía". Friedman, uno de los conductos más directos del Times hacia Wall Street y la inteligencia de los EE.UU., continuó diciendo que "Biden, si lo enmarca bien, puede ser el verdadero candidato de la 'ley y el orden' en esta elección. Porque no está a favor de disolver la policía, sino de mejorarla".

El Washington Post citó a Ed Rendell, el exgobernador de Pensilvania y figura principal del Partido Demócrata, descrito por el Post como un "amigo de Biden", alabando el discurso de Pittsburgh pero advirtiendo: "Tiene que dar ese mensaje una y otra vez".

El discurso de Biden en Pittsburgh y el nuevo anuncio de la campaña son parte de un nuevo giro de su campaña hacia la derecha. El anuncio tiene por objeto asegurar a la élite gobernante estadounidense que se puede confiar en él para suprimir la creciente oposición social intensificada por la respuesta criminalmente incompetente e insensible de todo el establishment político a la pandemia del coronavirus y la catástrofe social que se está produciendo como resultado de la subordinación de la salud y la vida de los trabajadores a los beneficios empresariales y a los precios de las acciones de Wall Street.

Se burla de los intentos de Biden y de los demócratas de hacerse pasar por aliados de la juventud y de los trabajadores que se enfrentan a la violencia policial y al racismo. Señala el hecho de que la promoción de la política racial por parte de los demócratas tiene como objetivo dividir a la clase obrera y defender a la clase dominante capitalista y a las instituciones estatales, como la policía, que salvaguardan su riqueza y poder.

El autor también recomienda:

Crisis social, lucha de clases y las elecciones de 2020
[31 agosto 2020]

Anuncios de Biden contra Trump: Culpa a China por el impacto del coronavirus, no por la clase dominante
[21 abril 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 3 de septiembre de 2020)