El programa de vigilancia de la NSA expuesto por Edward Snowden fue declarado ilegal por el Noveno Circuito de los EE.UU.

por Kevin Reed
7 septiembre 2020

Un panel de tres jueces de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito emitió un dictamen el miércoles que declaró ilegal el programa de vigilancia del gobierno de EE.UU. que recogía metadatos de cada llamada telefónica internacional y nacional y fue expuesto por Edward Snowden en 2013.

La decisión dijo que el programa de recolección generalizada de registros telefónicos de la Agencia de Seguridad Nacional "puede haber violado la Cuarta Enmienda y violó la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA) cuando recolectó los metadatos telefónicos de millones de estadounidenses, incluyendo al menos uno de los acusados".

Los metadatos de las llamadas telefónicas son la información sobre las llamadas, como los números de teléfono y la duración de una llamada, pero no el contenido de las conversaciones en sí.

Aunque el fallo dijo que el programa de vigilancia era contrario a la ley, el Noveno Circuito confirmó la condena de cuatro inmigrantes somalíes, que también eran ciudadanos de EE.UU., de proporcionar ayuda financiera a un "grupo terrorista extranjero". El fallo establece que "la supresión no está justificada en los hechos de este caso" y "afirmamos las condenas en todos los aspectos" porque, "la recopilación de metadatos, aunque sea inconstitucional, no contaminó las pruebas introducidas por el gobierno en el juicio".

Edward Snowden se pronuncia en una conferencia sobre tecnología en Lisboa desde un enlace por video en vivo en noviembre pasado [Armando Franca/AP]

El caso contra los cuatro hombres somalíes —Basaaly Saeed Moalin, Ahmed Nasir Taalil Mohamud, Mohamed Mohamud e Issa Doreh, de San Diego— comenzó en octubre de 2010 y se basó, en parte, en las llamadas telefónicas grabadas de Moalin que tuvieron lugar en 2007 y 2008. Los hombres fueron condenados por un jurado el 22 de febrero de 2013 por haber dado 10.600 dólares a al-Shabaab, que fue identificada por el gobierno de los Estados Unidos como una organización terrorista extranjera en marzo de 2008.

Es significativo que el fallo del Noveno Circuito revise el impacto de las revelaciones de Snowden en las condenas de los cuatro hombres. Dice: "Meses después del juicio, en junio de 2013, el excontratista de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) Edward Snowden hizo pública la existencia de los programas de recopilación de datos de la NSA. Uno de estos programas, realizado bajo el subcapítulo IV de la FISA, implicaba la recolección masiva de registros telefónicos, conocidos como metadatos de telefonía, de los proveedores de telecomunicaciones".

El fallo explica que los funcionarios públicos, que defendían el programa de vigilancia de llamadas telefónicas de la NSA ante la indignación pública por las exposiciones de Snowden, se jactaban de que "el programa había desempeñado un papel en la investigación del gobierno" sobre Moalin. Específicamente, el entonces subdirector del FBI Sean Joyce dijo al Comité Permanente de Inteligencia de la Cámara de Representantes que el programa de la NSA nos había "proporcionado un número de teléfono sólo en San Diego que tenía contacto indirecto con un extremista fuera de los Estados Unidos".

Esta información llevó a los acusados a presentar una moción para un nuevo juicio el 5 de septiembre de 2013, argumentando que los derechos de la Cuarta Enmienda de Moalin contra los registros e incautaciones irrazonables habían sido violados. La moción para un nuevo juicio también argumentaba que "el gobierno no había notificado la recopilación de metadatos o la vigilancia de Moalin que había llevado a cabo bajo la Ley de Enmiendas de FISA".

El tribunal inferior rechazó la moción el 14 de noviembre de 2013 sobre la base de que la "divulgación pública del programa de NSA no añade ningún hecho nuevo que altere la FISA del tribunal". ...los fallos". El tribunal también dictaminó que el programa de metadatos de telefonía no violaba la Cuarta Enmienda. Los acusados apelaron esta decisión ante el Noveno Circuito el 29 de octubre de 2015.

El programa de recolección de registros telefónicos masivos fue sólo una de las operaciones de vigilancia electrónica masiva de la NSA y la CIA expuesta por Edward Snowden. El denunciante contrabandeó un estimado de 1.7 millones de documentos de una instalación clandestina de la NSA en Honolulu, Hawaii, en tarjetas digitales seguras micro y compartió partes de ellas con los medios de comunicación.

Las revelaciones de Snowden demostraron que el gobierno de los Estados Unidos, en cooperación con los llamados socios de Five Eyes (Reino Unido, Australia, Nueva Zelandia y Canadá), había construido un aparato de espionaje electrónico mundial. Los documentos mostraron que este aparato no sólo reunía metadatos telefónicos sino que tenía herramientas de vigilancia electrónica que capturaban en tiempo real el correo electrónico, las llamadas telefónicas, los mensajes de texto y la actividad de navegación en línea de cualquier persona, en cualquier lugar del mundo.

En respuesta a la opinión del tribunal, Edward Snowden tuiteó: "Hace siete años, como declaró la noticia, se me acusaba de ser un criminal por decir la verdad, nunca imaginé que viviría para ver a nuestros tribunales condenar las actividades de la NSA como ilegales y en el mismo fallo me acreditan por exponerlas. Y sin embargo, ese día ha llegado".

La Unión Americana de Libertades Civiles, una de las varias organizaciones que apoyaron la apelación, acogió con beneplácito el fallo del tribunal. Patrick Toomey, abogado del Proyecto de Seguridad Nacional de la ACLU, dijo, "El fallo deja claro que la colección masiva de registros telefónicos de los estadounidenses por parte de la NSA violaba la Constitución. La decisión también reconoce que cuando el gobierno busca procesar a una persona, debe notificar la vigilancia secreta que utilizó para reunir sus pruebas. Esta protección es vital dada la proliferación de novedosas herramientas de espionaje que el gobierno utiliza hoy en día".

El fallo del Noveno Circuito sobre la colección masiva de metadatos de llamadas telefónicas de la NSA —un programa que el gobierno afirma que a partir de 2015 ya no se utiliza, pero que no es más que la "punta del iceberg" de las actividades de vigilancia inconstitucionales de la inteligencia de los EE.UU.— plantea muchas más preguntas que respuestas. Mientras que la opinión del Noveno Circuito definitivamente no indica que los tribunales de EE.UU. están ahora a la ofensiva contra las prácticas antidemocráticas del Estado de vigilancia, la decisión apunta a las divisiones en curso dentro del establecimiento gobernante sobre los asuntos de inteligencia de EE.UU.

Cabe señalar como un hecho político importante que ninguno de los tribunales estadounidenses implicados en el caso de Moalin y sus asociados cuestionó el papel del imperialismo estadounidense en Somalia. Si bien todos los tribunales apoyaron las afirmaciones de que los acusados somalíes apoyaban el "terrorismo", el fallo del Tribunal del Noveno Circuito dice: "En marzo de 2008, los Estados Unidos designaron a al-Shabaab como organización terrorista extranjera. Una figura clave de al-Shabaab, Aden Hashi Ayrow, murió en un ataque con misiles de los Estados Unidos el 1º de mayo de 2008".

En cualquier caso, durante su podcast del jueves, el representante de la derecha Matt Gaetz (republicano de Florida) pidió al presidente Trump que perdonara a Snowden, diciendo: "A partir de hoy, el caso nunca ha sido más fuerte, que Edward Snowden merece un perdón del presidente Trump", añadiendo: "Si no fuera por Snowden, podríamos no saber hoy que nuestro propio gobierno estaba involucrado en una actividad que ahora un tribunal federal de apelaciones ha considerado ilegal".

Gaetz también dijo que perdonar a Snowden sería un buen movimiento político para Trump porque los libertarios de los estados clave apoyarían al presidente si lo hiciera.

Al mismo tiempo, los sectores de la clase política estadounidense que tienen estrechos vínculos con la inteligencia de los Estados Unidos, incluido el fiscal general William Barr, quien dijo que se oponía "vehementemente" a un indulto para Snowden, consideran al denunciante como un "traidor" que debería ser traído de vuelta a los Estados Unidos y ejecutado.

Tanto demócratas como republicanos, así como los medios de comunicación corporativos, atacaron ferozmente la idea del presidente Trump de que estaba echando "un buen vistazo" al perdón de Snowden. Por ejemplo, una publicación de derecha fundada por Bill Kristol llamada TheBulwark.com, escribió el 20 de agosto: "La perspectiva de un perdón presidencial para Snowden, cuyas revelaciones sobre las técnicas de vigilancia extranjeras y nacionales de la Agencia de Seguridad Nacional fueron reveladas a su antojo personal y no a través de una auditoría democrática, es una oferta adecuada de un jefe ejecutivo cuya flagrante criminalidad y desprecio por el proceso democrático será su legado más duradero".

El autor también recomienda:

Who are the Republican spymasters and war criminals who have endorsed Biden?
[26 agosto 2020]

La sugerencia de Trump de un perdón para Edward Snowden se encuentra con la reacción de la comunidad de inteligencia de EE. UU.
[20 agosto 2020]

US Senate reauthorizes domestic surveillance, allows access to internet histories
[16 mayo 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 5 de septiembre de 2020)