Trump y Roger Stone piden violencia y represión tras jornada electoral

por Patrick Martin
15 septiembre 2020

En un mitin de campaña y en una entrevista televisiva, el presidente Donald Trump reiteró sus amenazas de represión policial-militar durante y después de las elecciones del 3 de noviembre para mantenerse en el poder. Volvió a sugerir que “merecía” un tercer mandato, por un total de 12 años en el cargo, aunque eso violaría la Constitución de Estados Unidos.

Su discurso de campaña el sábado por la noche en Minden, Nevada, una pequeña ciudad en las afueras de Reno, incluyó una letanía de insultos y amenazas contra su oponente demócrata, el exvicepresidente Joe Biden, y una afirmación de que derrotaría a Biden en Nevada y a nivel nacional el 3 de noviembre.

El presidente Donald Trump habla en un mitin político en el aeropuerto Minden-Tahoe en Minden, Nev., el sábado 12 de septiembre de 2020. (Foto AP/Andrew Harnik)

"Y luego, después de eso, negociaremos, ¿verdad?" Dijo Trump. "Porque probablemente —según la forma en que nos trataron— probablemente tengamos derecho a otros cuatro después de eso". Trump ha sugerido repetidamente permanecer en el cargo más allá del límite de dos mandatos establecido por la 22a Enmienda a la Constitución.

Trump también afirmó que no podría ser derrotado en las elecciones del 3 de noviembre a menos que la votación fuera "manipulada". Las encuestas de opinión lo muestran detrás de Biden tanto a nivel nacional como en prácticamente todos los estados "campo de batalla", incluido Nevada, aunque muchas encuestas muestran que la carrera está apretando.

El mismo día, Trump concedió una entrevista al programa “Justicia con Jeanine” de Fox News, conducida por Jeanine Pirro, en la que amenazaba abiertamente con violencia contra opositores políticos. Pirro preguntó: “Digamos que hay amenazas, dicen que van a amenazar con disturbios si pierden la noche de las elecciones, suponiendo que obtengamos un ganador en la noche de las elecciones. ¿Qué vas a hacer?"

Trump respondió: "Los derribaremos muy rápidamente si hacen eso", y agregó: "Tenemos derecho a hacer eso, tenemos el poder de hacerlo si queremos".

Luego citó la Ley de Insurrección de 1807, que había amenazado con invocar en junio contra las protestas masivas contra la violencia policial que barrieron los Estados Unidos después del asesinato policial de George Floyd en Minneapolis.

Refiriéndose a la Guardia Nacional y otras tropas federales, dijo: “Simplemente los enviamos y lo hacemos muy fácil. Quiero decir que es muy fácil. Prefiero no hacer eso porque no hay ninguna razón para ello, pero si tuviéramos que hacerlo, lo haríamos y lo dejaríamos en cuestión de minutos, en cuestión de minutos".

Más tarde, en la misma entrevista, afirmó que los liberales ricos pagaban a los manifestantes contra la violencia policial. Este es un argumento expuesto en términos explícitamente antisemitas por el grupo fascista QAnon y la ultraderecha Breitbart News, que retratan al multimillonario liberal George Soros, un sobreviviente del Holocausto, como responsable de la actividad política de izquierda en Estados Unidos.

Trump también defendió el asesinato policial de Michael Reinoehl, el manifestante antifascista de Portland asesinado a tiros el 3 de septiembre por la policía perteneciente a la Fuerza de Tarea para Delincuentes Violentos del Noroeste del Pacífico liderada por el gobierno federal. Hizo hincapié en su papel personal al ordenar el asesinato de Reinoehl, diciendo: “Pasaron dos días y medio y me pregunté cuándo vas a ir a buscarlo. Los alguaciles estadounidenses entraron a buscarlo.

Continuó: “Los alguaciles estadounidenses lo mataron y les diré algo, así tiene que ser. Tiene que haber represalias cuando se comete un crimen como este. No puede haber muchachos de pie que quieran pelear ... "

Incluso amenazas de violencia más amplias vinieron de Roger Stone, el viejo amigo y asesor político de Trump, a quien Trump salvó de la perspectiva de la cárcel en julio conmutando su sentencia por mentir a los comités del Congreso y al fiscal especial Robert Mueller.

Stone apareció el 10 de septiembre en el programa "Infowars" presentado por el fascista Alex Jones y dijo que era probable que Trump perdiera las elecciones del 3 de noviembre, aunque afirmó que esto sería el resultado de la "corrupción" de la votación mediante el uso de boletas por correo.

Luego instó a Trump a declarar la ley marcial, invocar la Ley de Insurrección, confiscar las urnas en estados como Nevada, donde prevalece la votación por correo, y arrestar a los oponentes políticos tanto en los medios de comunicación como en el Partido Demócrata. Según un relato del grupo de vigilancia Media Matters, Stone dijo que Trump tendría "la autoridad" para arrestar al director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, al director ejecutivo de Apple, Tim Cook, al exsecretario de defensa James Mattis y a "los Clinton".

Stone citó un informe en la publicación en línea Daily Beast sobre protestas planificadas contra Trump si afirma falsamente haber ganado la votación del 3 de noviembre. "Si el Daily Beast está involucrado en actos demostrablemente sediciosos", dijo Stone, "todo su personal puede ser puesto bajo custodia y su oficina cerrada". Añadió: "Quieren jugar a la guerra, esto es guerra".

Estos desvaríos fascistas deben tomarse en serio. Trump y sus operativos políticos son profundamente impopulares, pero tienen una ventaja importante. Su oposición nominal en el Partido Demócrata representa a la misma clase que Trump — Wall Street y los súper ricos — y no tiene intención de llevar a cabo una lucha seria contra la toma de poder por parte de la ultraderecha.

Como advirtió el Partido Socialista por la Igualdad (PSI) en una declaración publicada el 9 de septiembre por el World Socialist Web Site: “La campaña entre Trump y Biden enfrenta a una administración que hace un llamamiento cada vez más abierto a la violencia y la represión del estado policial contra una campaña del Partido Demócrata que, como siempre, no ofrece una alternativa genuina al impulso hacia el autoritarismo y la guerra".

Trump no tiene una estrategia electoral, en el sentido de buscar el apoyo de la mayoría de los que votan en las elecciones del 3 de noviembre, o incluso en estados que podrían darle la mayoría en el Colegio Electoral. Más bien, busca crear una atmósfera de caos y crisis que conduzca a las elecciones que pueda hacer valer un derecho a gobernar, respaldado por la policía, secciones del ejército y grupos armados de derecha.

En términos más generales, como dice la declaración del PSI del 9 de septiembre, "Trump está buscando crear condiciones, independientemente del resultado del 3 de noviembre, en las que emergerá como el líder de un movimiento de derecha extra constitucional".

La amenaza de un gobierno autoritario en los Estados Unidos no se puede combatir a través del Partido Demócrata y emitiendo un voto por la boleta de Biden y la senadora Kamala Harris. Por el contrario, los demócratas representan simplemente una ruta alternativa al mismo destino. Mientras Trump busca el gobierno de un estado policial, respaldado por bandas armadas de lo que ahora llama "milicias ciudadanas", los demócratas buscan subordinar la vida política a la CIA y el Pentágono, los instrumentos reaccionarios del imperialismo estadounidense.

A lo largo de los cuatro años de Trump en el cargo, los demócratas han tratado de desviar a toda la oposición popular a Trump hacia el callejón sin salida de su campaña de derecha contra Rusia. Esto continúa hoy, con Biden criticando a Trump por no confrontar al presidente ruso Vladimir Putin por las supuestas "recompensas" pagadas por Moscú a los talibanes por matar a soldados estadounidenses en Afganistán, para lo cual no se han presentado pruebas. Biden ha seguido esto con una declaración de que si es elegido no retirará a las tropas estadounidenses de Afganistán, Irak o Siria.

Ninguno de los partidos capitalistas, demócratas o republicanos, ofrece ninguna solución a la crisis que afecta a la sociedad estadounidense, incluida la pandemia del coronavirus, el colapso económico resultante y la violencia policial en curso que se cobra mil vidas al año.

Los candidatos del Partido Socialista por la Igualdad en 2020, Joseph Kishore para presidente y Norissa Santa Cruz para vicepresidenta, ofrecen la única alternativa genuina a los partidos gemelos de las grandes empresas. Instamos a los trabajadores y jóvenes a que se pongan en contacto con nuestra campaña y se sumen a la lucha por el socialismo.

El autor también recomienda:

Las elecciones de guerra civil
[10 septiembre 2020]

Biden se compromete a mantener las tropas en Oriente Próximo y a mantener un récord de gastos militares
[14 septiembre 2020]

(Artículo publicado originalmente en inglés el 14 de septiembre de 2020)