Trece arrestados en conspiración pro-Trump muy avanzada para asesinar a la gobernadora de Michigan y derrocar el gobierno estatal

por Patrick Martin
10 octubre 2020

La Oficina Federal de Investigaciones y la Policía Estatal de Michigan han arrestado a más de una docena de hombres en todo el estado en relación con planes bien desarrollados para secuestrar y matar a la gobernadora demócrata Gretchen Whitmer, tomar el poder en Lansing e instalar un régimen pro-Trump.

La procuradora general de Michigan, Dana Nessel, anunció las redadas y las órdenes de registro a una conferencia de prensa a la 1 p.m. del jueves. Enumeró más de una docena de pueblos y ciudades donde se llevaron a cabo redadas durante la noche, incluidos Sterling Heights, Belleville, Cadillac, Canton, Charlotte, Clarkston, Grand Rapids, Hartland, Luther, Munith, Orion Township, Ovid, Shelby Township y Waterford Township.

Tanto Nessel como la gobernadora Whitmer culparon políticamente de la conspiración terrorista de derecha al presidente Trump y su alineación abierta con los grupos de ultraderecha y supremacistas blancos.

Las declaraciones iniciales, así como la acusación presentada por el fiscal general, indican que la conspiración de Michigan es solo un elemento de una trama sin precedentes históricamente inspirada y muy posiblemente dirigida por un presidente en oficina para derrocar violentamente la Constitución y establecer una dictadura.

"Tenemos un presidente que parece aprobar estas acciones", dijo Nessel a MSNBC, citando sus "tuits para 'liberar Michigan'", que siguieron a las protestas armadas de derecha en el Capitolio estatal. Ella argumentó que las declaraciones de Trump fueron "no un silbido de perro, sino una orden de acción".

Seis hombres enfrentan cargos federales de terrorismo y conspiración: Brandon Caserta, Adam Fox, Kaleb Franks, Ty Garbin y Daniel Harris, todos de Michigan, y Barry Croft de Delaware. Siete más, todos de Michigan, y todos vinculados al grupo de milicias Wolverine Watchmen, enfrentan cargos estatales por delitos graves de terrorismo, apoyo material al terrorismo, pertenencia a pandillas y posesión de armas de fuego durante la comisión de un delito grave: Paul Bellar, Shawn Fix, Eric Molitor, Joseph Morrison, Pete Musico, Michael Null y William Null.

Garbin y Franks comparecieron ante el tribunal en Grand Rapids el jueves por la mañana y pidieron abogados designados por el tribunal, según su estado financiero.

Según la conferencia de prensa y el documento de acusación, el FBI se enteró inicialmente de las discusiones sobre el derrocamiento violento del gobierno estatal a través de las redes sociales. Los agentes federales reclutaron al menos a dos informantes dentro del grupo y enviaron a varios agentes encubiertos. Tanto los informantes como los agentes realizaron grabaciones de conversaciones y reuniones enteras, que constituirán gran parte de las pruebas en cualquier juicio futuro.

Los planes para secuestrar y matar a Whitmer se prepararon cuidadosamente. Las personas acusadas presuntamente realizaron vigilancia de la casa de vacaciones de Whitmer en dos ocasiones a fines de agosto y principios de septiembre, habiendo concluido que esta ubicación ofrecía la mejor oportunidad para capturarla. Prepararon mapas que mostraban la ubicación de las comisarías de policía cercanas y los cuarteles de la policía estatal y calcularon cuánto tardaría la policía en responder a una emergencia.

Uno de los participantes construyó un artefacto explosivo improvisado, que detonó para probar su efectividad. Se iba a colocar un dispositivo similar en un paso subterráneo de la carretera para ser utilizado contra la persecución policial en caso de un secuestro exitoso. Otro participante compró una Taser de 800.000 voltios para usarla en el ataque al gobernador. Se discutió la posibilidad de trasladar a Whitmer al estado de Wisconsin, donde sería sometida a un "juicio" por traición y luego ejecutada.

Los cargos estatales incluyen preparativos para atacar y matar a policías y estatales involucrados en la protección de Whitmer o en la aplicación de varios aspectos del bloqueo estatal que impuso la primavera pasada en respuesta a la pandemia de coronavirus. Los planes incluían tomar el control del Capitolio estatal.

Michigan fue en un momento el tercer peor estado en términos de muertes e infecciones, pero el cierre y otras restricciones han tenido un efecto significativo en los últimos meses. Ahora ocupa el décimo lugar en muertes totales y el 17 en términos de infecciones.

Gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer (Oficina del Gobernador de Michigan vía AP)

Whitmer, en una declaración preparada entregada en el Capitolio, dijo que "Trump ha pasado los últimos siete meses ignorando la ciencia, dando consuelo a quienes propagan el miedo, el odio y la división".

Trump "se presentó ante el pueblo estadounidense la semana pasada y se negó a condenar a los grupos supremacistas blancos", continuó, refiriéndose al debate de Trump con el demócrata Joe Biden. "Los grupos de odio escucharon las palabras del presidente no como una reprimenda sino como un llamado a la acción".

Cabe destacar que tres funcionarios federales apoyaron a Nessel en el anuncio de los arrestos y respaldaron sus afirmaciones de que los derechistas armados buscaban derrocar al gobierno estatal. El agente especial asistente del FBI Josh Hauxhurst dijo que la "misión principal del FBI es proteger al pueblo estadounidense y defender la Constitución".

Los fiscales estadounidenses Matthew Schneider y Andrew Birge hicieron declaraciones similares, que en el contexto de las amenazas de Trump de desafiar los resultados de las elecciones del 3 de noviembre parecieron enfrentarlos directamente al presidente que los nombró.

“Todos los que estamos aquí hoy queremos que el público sepa que las fuerzas del orden público y estatal están comprometidas a trabajar juntas para asegurarse de que los extremistas violentos nunca tengan éxito con sus planes, particularmente cuando se dirigen a nuestros líderes debidamente elegidos”, dijo Birge.

Los conspiradores fascistas planeaban atacar a Whitmer poco antes de las elecciones. El momento indica claramente una coordinación directa con los planes de Trump para incitar a la violencia, declarar la ley marcial, suspender la votación y arrestar a sus oponentes políticos. Dada la escala del esfuerzo en Michigan, cuya designación como estado “campo de batalla” parece ahora inquietantemente acertada, la pregunta obvia es qué planes están en curso en estados similares: Pensilvania, Wisconsin, Ohio, Carolina del Norte, Florida y Arizona, entre otros. Otros dos estados fueron atacados, como Michigan, por los tuits de Trump: "Liberen Virginia" y "Liberen Minnesota".

Hay muchas más preguntas que respuestas sobre esta conspiración. No está claro si el FBI incluso informó a Trump o a la Casa Blanca, o incluso a su jefe del Departamento de Justicia, el fiscal general William Barr, sobre la operación en curso en Michigan. Ciertamente, el propio Trump parece no haber estado al tanto de las inminentes redadas. Solo unas horas antes de que el FBI y la policía estatal comenzaran a reunir a sus partidarios armados, Trump tuiteó

(Artículo publicado originalmente en inglés el 9 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Harris refuses to oppose Trump’s planned 2020 election coup
[8 octubre 2020]

Trump intensifica su conspiración política a pesar de la pandemia en la Casa Blanca
[8 octubre 2020]

El contagio de Trump y los llamados de unidad de los demócratas
[6 octubre 2020]

La Operación Dictadura de Trump: qué expuso el debate
[2 octubre 2020]