Las facciones de élite luchan por el control de la legislatura filipina

por John Malvar
29 octubre 2020

A mediados de octubre, dos facciones rivales en la super mayoría del presidente filipino Rodrigo Duterte en la Cámara de Representantes lucharon por el control de la legislatura. Lo que estaba en juego en la disputa era el patrocinio político, el control sobre la distribución de los nombramientos de los comités y de los fondos, que ambas partes buscaban asegurar como una reserva inicial en la carrera presidencial de 2022.

Durante sus cuatro años en el cargo, Duterte se ha involucrado en la expansión gradual del autoritarismo. Ha invadido la legislatura, ha cerrado importantes medios de comunicación, ha declarado la ley marcial en la isla sureña de Mindanao y ha lanzado una campaña fascista de violencia policial y paramilitar contra los pobres en nombre de una "guerra contra las drogas".

A lo largo de este período, mientras se despojaba de los derechos constitucionales y democráticos básicos, Duterte ha recibido el apoyo de una super mayoría sin precedentes en la legislatura. El propio partido de Duterte, PDP-Laban, es un partido minoritario y ha ido perdiendo miembros. Su control del poder se basa en el apoyo que le han brindado casi todas las facciones de la élite gobernante y sus diversos partidos políticos.

Duterte revisando tropas (Crédito: Oficina de Operaciones de Comunicaciones Presidenciales)

La super mayoría detrás de Duterte expresa el consenso en la clase dominante filipina de que las formas de gobierno autoritarias y fascistas son necesarias para preservar sus intereses contra la amenaza de disturbios. Los asombrosos niveles de desigualdad social en el país, ahora agravados por el sufrimiento masivo producido por la pandemia Covid-19, han creado las condiciones para una explosión de ira masiva.

Asimismo, en la actualidad existe consenso dentro de la super mayoría sobre la política de Duterte de mejorar los lazos con Beijing a expensas de las relaciones con Washington. Duterte ha lanzado un programa de infraestructura masiva, bajo el nombre "Construir, Construir, Construir", buscando integrar mejor las economías regionales del país para la inversión internacional. Busca obtener inversiones de Beijing para financiar estos proyectos y se ha distanciado de la agresiva ofensiva militar y diplomática de Washington contra China.

A medida que la crisis social se agudiza y el aparato del autoritarismo se expande, las tensiones han aumentado dentro de la super mayoría, que comprende conjuntos rivales de intereses capitalistas. Ninguno de ellos se opone a las formas dictatoriales de gobierno, pero todos buscan tener en sus manos el timón del Estado. La cuestión de las elecciones presidenciales de mayo de 2022 cobra mucha importancia.

Durante el año pasado, surgieron dos bloques importantes dentro de la super mayoría que se formó detrás de los contendientes rivales para el presidente de la Cámara de Representantes: Alan Peter Cayetano y Lord Allan Velasco. “Lord” es de hecho su nombre y no su título.

Cayetano tiene aspiraciones presidenciales y está listo para postularse en 2022. Detrás de Cayetano está el apoyo del Partido Nacionalista de Manny Villar y el Partido de Unidad Nacional. Villar es un magnate inmobiliario multimillonario cuyos intereses económicos se expresan claramente en la política de infraestructura y el reequilibrio geopolítico de Duterte.

Duterte buscó el apoyo de esta facción de la élite en 2016 cuando convirtió a Cayetano en su compañero de fórmula. Cayetano fue derrotado en la carrera a la vicepresidencia y Duterte lo nombró secretario de Relaciones Exteriores. Con la mirada puesta en el palacio presidencial de Malacañang en 2022, Cayetano renunció como secretario de Relaciones Exteriores en 2018 y se postuló para el Congreso, buscando convertirse en presidente de la Cámara.

Velasco, rival de Cayetano, cuenta con el apoyo de la Coalición Popular Nacionalista, detrás de la cual se encuentra Ramón Ang, magnate multimillonario y jefe de la poderosa Corporación San Miguel. La Corporación San Miguel es la corporación más grande en términos de ingresos y controla una parte sustancial de la producción de alimentos y bebidas, bienes raíces e infraestructura.

Buscando mantener unida a la super mayoría y demostrando su control sobre la legislatura dócil, Duterte negoció un acuerdo de caballeros en 2019. Cayetano se desempeñaría como presidente de la Cámara durante 15 meses y Velasco lo seguiría durante los 21 restantes.

Octubre de 2020 marcó la transición acordada entre Cayetano y Velasco, en medio de las deliberaciones en curso sobre el presupuesto nacional de 2021. Quien controle el puesto de orador en 2021 podrá nombrar a los jefes de varios comités legislativos influyentes y supervisar la distribución de los fondos del barril de cerdo. Este tipo de patrocinio es un componente fundamental de los preparativos para las elecciones presidenciales de 2022.

Una de las principales aspirantes de Malacañang es Sarah Duterte, la influyente hija del presidente y actual alcalde de Davao. Velasco se alínea detrás de la campaña de Sarah Duterte, mientras que Cayetano busca encabezar su propio boleto. Las facciones comienzan a formarse detrás de estos dos rivales.

La expresidenta Gloria Macapagal Arroyo, asociada desde hace mucho tiempo con la realineación de la política exterior filipina hacia Beijing, se está alineando detrás de Sarah Duterte.

A principios de octubre, buscando extender su control de la oradora desafiando el acuerdo de caballeros de 2019, Cayetano concluyó abruptamente la segunda lectura del presupuesto de la Cámara y envió a la legislatura a un receso temprano. No estaba programado para volver a reunirse hasta el 16 de noviembre y el presupuesto, con sus provisiones de emergencia Covid-19, quedó sin aprobar.

Duterte pronunció un discurso el 8 de octubre en el que declaró que si el Congreso no resolvía su impasse y "aprueba el presupuesto y constitucionalmente … lo hará por ellos". Duterte amenazaba abiertamente con suspender la constitución.

Con la legislatura cerrada con candado, Velasco convocó a 186 legisladores del total de 299 miembros de la Cámara, en el Celebrity Sports Club, donde votaron para convertirlo en presidente de la Cámara. El partido Lakas-CMD de Arroyo demostró ser el voto decisivo para asegurar una mayoría para la presidencia de Velasco.

El vicepresidente Neptali Gonzales II, alineado con Cayetano, declaró que la reunión fue una “sesión desordenada e ilegal” en la que no se aplicaron las reglas de la Cámara.

Duterte intervino y declaró su apoyo a Velasco como Portavoz. Reconociendo en qué dirección soplaba el viento, la minoría opositora en el Partido Liberal de la vicepresidenta Leni Robredo, buscando no quedar completamente aislada del botín, dio su apoyo a Velasco.

Duterte convocó una sesión extraordinaria del Congreso del 13 al 16 de octubre para retomar las deliberaciones sobre el presupuesto nacional 2021, que votó para que el presupuesto pasara al Senado.

Tanto Velasco como Cayetano emitieron disculpas públicas, no al pueblo filipino, sino al presidente. Velasco declaró que estaba cumpliendo “la palabra de honor de nuestro querido presidente Duterte”. Cayetano se humilló, “Sr. presidente, si cometí un error, mi lectura estuvo mal, entendí mal que quiere continuar y terminar el presupuesto, le pido disculpas. No era mi intención, no seguirle".

Velasco luego montó una sesión de fotos con su bloque mayoritario posando con el saludo fascista de puño en alto de Duterte.

No hay contenido democrático en la lucha de facciones en la legislatura filipina. Ningún lado de la super mayoría, ni de la oposición burguesa minoritaria, se opone al autoritarismo de Duterte. Las facciones rivales de la élite están comprometidas en una lucha por los derechos de patrocinio en el año anterior a las elecciones. Hay mucho en juego porque todo el mundo sabe que la dictadura puede ser inminente. Quien asegure Malacañang en 2022 puede permanecer allí durante mucho tiempo y puede volver el aparato del estado contra sus rivales políticos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 28 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Political crisis in the Philippines intensifies
[19 septiembre 2020]

Philippine Maoist leader Sison seeks alliance with military against Duterte
[22 septiembre 2020]

US Congress threatens to cut funding for Philippines police and military
[26 septiembre 2020]