El WSWS y la lucha por el liderazgo revolucionario en América Latina

por Tomás Castanheira
3 noviembre 2020

El WSWS publica los discursos pronunciados por los principales miembros del CICI y los contribuyentes al WSWS en la reunión en línea celebrada el 25 de octubre para dar la bienvenida al relanzamiento del WSWS que comenzó con la publicación del 2 de octubre de 2020. Las observaciones que figuran a continuación fueron formuladas por Tomás Castanheira, en nombre del Grupo Socialista de Igualdad en Brasil.

El lanzamiento del nuevo World Socialist Web Site es un importante logro histórico del movimiento trotskista que desempeñará un papel fundamental en el desarrollo de una perspectiva revolucionaria para la clase obrera en Brasil y América Latina.

La región de América Latina está inmersa en una profunda crisis social, política y económica que se ha visto agudizada por la pandemia de COVID.

Aunque representa el 10 por ciento de la población mundial, América Latina es responsable de un tercio de todas las muertes de COVID-19.

El espantoso número de muertes, más de 380.000, sigue aumentando, y varios cientos de personas pierden la vida a causa de la enfermedad cada día en países como Brasil, Argentina, México y Colombia.

Esto es el resultado de las políticas absolutamente criminales de los gobiernos capitalistas para enfrentar la pandemia. Su respuesta homicida incluyó la virtual inexistencia de pruebas; impedir que los trabajadores realizaran el distanciamiento social; hospitales no equipados y abarrotados; e incluso la corrupción oficial, desviando hacia sus propios bolsillos los recursos destinados a combatir la pandemia.

Jóvenes y trabajadores manifestando en São Paulo (Brasil)

Al mismo tiempo, la pandemia ha sacudido profundamente las economías de América Latina, que ya sufrieron seis años de casi nulo crecimiento. El Comité Económico de las Naciones Unidas para América Latina y el Caribe predijo una caída del nueve por ciento del PIB de la región en 2020.

Se espera que el número total de latinoamericanos que viven en la pobreza aumente de 186 millones a 231 millones. Y el 80 por ciento de la población de la región se verá obligada a vivir con menos de 500 dólares al mes.

Los niveles de desempleo se están disparando. El desempleo oficial, según la ONU, crecerá 5,4 por ciento en 2020 en comparación con 2019, un impacto nueve veces mayor que el registrado tras el desplome financiero mundial de 2008.

En Brasil, por primera vez, más de la mitad de la población en edad de trabajar está desempleada. Entre los jóvenes, la tasa oficial de desempleo es el doble que en el resto de la población.

La generación joven de la clase trabajadora latinoamericana no tiene absolutamente ninguna perspectiva bajo el capitalismo.

Por otro lado, la oligarquía capitalista está disfrutando de una bonanza, a pesar del declive de la economía real y las devastadoras condiciones de las masas. Los 73 milmillonarios de la región han acumulado casi $50 mil millones sólo en los primeros cinco meses de la pandemia, lo que representa $10 mil millones más que el PIB total de Bolivia en 2019.

Estos acontecimientos en la crisis social objetiva tendrán un gran impacto en la conciencia de cientos de millones.

En un reciente artículo de la revista The Economist, titulado "Los nuevos pobres de América Latina", se expresaba la profunda preocupación de la clase dirigente internacional por la evolución de la situación política. En él se concluía: "Las decenas de millones de nuevos pobres tienen razones para el resentimiento. Puede que no acepten su destino tranquilamente. Es probable que eso dé forma a la política de la región en los años venideros".

No se trata de si "aceptarán su destino"; ya están luchando contra él. Las protestas masivas contra la desigualdad social que sacudieron a países como Chile y Ecuador a finales de 2019 han vuelto con fuerza en los últimos meses.

Con su ira alimentada por las desastrosas políticas de COVID, millones de trabajadores y jóvenes han vuelto a tomar las calles en Chile, Colombia, Ecuador y Bolivia, protestando contra la violencia policial, los regímenes autoritarios y sus políticas de hambre. Las huelgas militantes de la clase obrera, desde repartidores de aplicaciones hasta enfermeras, también se han extendido por toda la región, desde México hasta Brasil.

La creciente demanda de las masas trabajadoras por justicia social no puede satisfacerse dentro de las relaciones sociales existentes.

A medida que la clase dominante en su conjunto se desplaza hacia la derecha, los remanentes de los gobiernos nacionales burgueses conocidos como la "Marea Rosa", que subieron al poder en varios países de América Latina en el decenio de 2000, asumen posiciones cada vez más reaccionarias.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México, al igual que el gobierno del presidente fascista de Brasil, Jair Bolsonaro, ha difundido mentiras y ha desorganizado la lucha contra la pandemia, al tiempo que ha obligado a los trabajadores a entrar en lugares de trabajo contaminados para generar beneficios y garantizar los privilegios de la oligarquía capitalista parasitaria.

Bajo la dirección del peronista Alberto Fernández, Argentina está emergiendo como un país con una de las tasas de mortalidad de COVID-19 de más rápido crecimiento a medida que la enfermedad se propaga en las zonas pobres de la clase trabajadora conocidas como villas miserias.

En Brasil, las reglas del Partido de los Trabajadores (PT) son las que están entre las más afectadas por el coronavirus, donde ahora están forzando la reapertura de las escuelas. Su respuesta a la creciente crisis social es una orientación abierta a los militares y al nacionalismo.

No se puede esperar nada diferente de un regreso al poder del MAS de Morales en Bolivia. Habiendo sido elegidos en medio de protestas rebeldes de obreros y campesinos, no ofrecen nada más que bonos de hambre y un pacto de unidad nacional con los fascistas.

El World Socialist Web Site ha librado una lucha consistente contra cualquier subordinación de la clase obrera a la burguesía nacional, y ha expuesto la retórica radical, e incluso socialista, de figuras como el venezolano Hugo Chávez como una cobertura fraudulenta de sus políticas capitalistas y de acomodación al imperialismo.

El WSWS también ha demolido las teorías pequeñoburguesas de la pseudoizquierda, incluyendo a los herederos del Secretariado Unificado pablista, que han presentado a estos gobiernos como un nuevo camino hacia el socialismo.

Este combate se ha basado en los principios defendidos por el Comité Internacional de la Cuarta Internacional en su prolongada lucha contra el revisionismo pablista.

La promoción por parte de los pablistas de una amplia gama de direcciones pequeñoburguesas y nacional-burguesas, como el castrismo y el peronismo, como sustitutos políticos del proletariado y su partido, la Cuarta Internacional, jugó un papel fundamental en la traición de las luchas revolucionarias de la clase obrera latinoamericana en la segunda mitad del siglo XX.

Al entrar en el período que el Comité Internacional ha descrito científicamente como "la década de la revolución socialista", la cuestión central de la construcción de una verdadera dirección revolucionaria en la clase obrera depende de la asimilación de este historial de lucha.

El WSWS, en su nueva y más avanzada forma, va a interactuar con las luchas en desarrollo de los trabajadores y la juventud en América Latina, armándolos con la experiencia histórica y el programa revolucionario del movimiento trotskista, conectándolos con el movimiento global de la clase obrera internacional, y estableciendo las bases para nuevas secciones del CICI en cada país.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 30 de octubre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Report on Latin American perspectives
[18 marzo 2006]