Wall Street y las acciones globales impulsadas por las noticias de la vacuna COVID-19

por Nick Beams
12 noviembre 2020

El anuncio de Pfizer en la mañana del lunes de que su vacuna COVID-19 había demostrado una eficacia del 90 por ciento en los ensayos produjo un aumento en Wall Street cuando comenzó el comercio del día y estimuló los mercados en todo el mundo.

El índice S&P 500 saltó inmediatamente alrededor del 4 por ciento para registrar un récord intradía antes de terminar el día en un 1,2 por ciento. El Dow saltó más de 1000 puntos en una etapa, poniéndolo a la vista de superar la marca de 30.000, antes de caer de nuevo al final del día.

Sin embargo, hubo una divergencia significativa en el mercado, ya que el índice NASDAQ de alta tecnología cayó un 2,2%. Esto se debió a un cambio en las acciones que se han beneficiado como resultado de la pandemia y al trabajo desde casa. Las llamadas acciones "momentum" calientes, como Zoom, Video Communications, PayPal y Netflix estuvieron entre los mayores perdedores.

La divergencia continuó ayer, ya que el Dow subió otros 263 puntos, o el 0,9 por ciento, el S&P cayó un 0,1 por ciento y el NASDAQ bajó un 1,4 por ciento. Pero incluso después de estas caídas, el NASDAQ sigue siendo 28 por ciento más alto que a principios de año.

una vacuna Covid-19

La bifurcación del mercado refleja un giro de los inversores de Wall Street hacia las denominadas acciones de valor —las empresas que han sido golpeadas como resultado de la pandemia— y que buscan el retorno a condiciones más normales en caso de que se pueda desarrollar y desplegar con éxito una vacuna.

Pero el cambio en el mercado no indica ninguna fuerza subyacente en la economía. Más bien es una expresión del carácter altamente especulativo de los cambios por parte de los inversores de Wall Street basados en la suposición de que el crecimiento comenzará a retornar.

Como comentó el New York Times en un artículo sobre el aumento del lunes: "Con poco cambio en el terreno, la exuberancia del mercado puede ser desconcertante. Después de todo, Estados Unidos sigue estableciendo récords de nuevos casos de coronavirus, la economía sigue en recesión y podrían pasar meses antes de que una vacuna esté ampliamente disponible. Pero la inversión, por su naturaleza, mira hacia el futuro, y el lunes los inversores basaron sus compras y ventas en sus expectativas de cómo podría ser el mundo en unos pocos meses, en lugar de cómo es hoy".

En otras palabras, el aumento del mercado es una gran apuesta en medio de señales de que podría agotarse rápidamente. Y la turbulencia del mercado podría ser el resultado de otro acontecimiento importante —el aumento del rendimiento del bono del Tesoro de los Estados Unidos a 10 años, que ha registrado un fuerte aumento en los últimos días después de haber caído a mínimos históricos.

El rendimiento del bono, que constituye una tasa base para las tasas de toda la economía, ha aumentado hasta el 0,97 por ciento, un nivel alcanzado por última vez en marzo. Bob Michele, el director de inversiones de JP Morgan Asset Management, dijo al Financial Times que podría llegar hasta el 1,25 por ciento.

Un aumento de los tipos de interés elevaría los costos de los préstamos para las empresas que han contraído grandes cantidades de deuda para aprovechar el crédito ultrabajo orquestado por la Reserva Federal, que ha vertido billones de dólares en los mercados financieros.

Michele sostuvo que era poco probable que la Reserva Federal permitiera que los rendimientos del Tesoro se dispararan de manera significativa, dado el posible daño financiero.

"Esto sólo puede llegar hasta donde la Reserva Federal esté dispuesta a dejarlo ir", dijo. "No van a dejar que se vuelva loco porque eso podría descarrilar la recuperación."

Es una medida de cuán dependientes se han vuelto los mercados financieros de las acciones del banco central y de cuán lejos se han movido sus operaciones del pasado que la perspectiva de una "recuperación" económica y un retorno de las tasas de interés de los bonos del Tesoro a algo parecido a las condiciones más "normales" podría ser la fuente de la turbulencia del mercado.

La Reserva Federal ha indicado que tiene la intención de mantener los tipos de interés en sus actuales niveles ultrabajos hasta finales de 2023 y está interviniendo en los mercados de bonos por valor de $80.000 millones al mes —una tasa de casi $1 billón al año— para mantenerlos bajos. Es posible que tenga que aumentar su nivel en el próximo período debido al aumento de la deuda pública.

Como señaló el Financial Times en un artículo a principios de este mes, a fin de "asegurarse contra un aumento desestabilizador de los costos de los préstamos que podría dar al traste con la recuperación económica, algunos participantes del mercado creen que la Reserva Federal debe centrar pronto la mayor parte de sus compras de bonos en la deuda a largo plazo, o aumentar el tamaño agregado de sus compras".

El aumento en Wall Street ha sido ampliamente replicado en los mercados financieros mundiales. El índice Nikkei de Japón subió más del 2 por ciento el lunes después de pasar el viernes por primera vez en más de tres décadas al nivel de 25.000.

El índice Stoxx 600 de Europa subió un 4 por ciento el lunes, su mayor incremento desde mayo, y el índice MSCI All Country World de acciones globales alcanzó un récord después de subir un 1,3 por ciento ese día.

Pero con el aumento de la pandemia en Europa y la perspectiva de una nueva contracción que podría hacer añicos los pronósticos anteriores de una reactivación en el trimestre siguiente, los niveles de desempleo volverán a aumentar.

Según un estudio publicado por el Banco Central Europeo, uno de cada siete trabajadores españoles está empleado en empresas, excluyendo las financieras, que están en riesgo de colapso. Las cifras para Alemania y Francia son del 8 por ciento, y del 10 por ciento en Italia. Las empresas en riesgo de colapso se definen como aquellas que tienen un capital circulante negativo y altos niveles de deuda a pesar de recibir subvenciones.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 11 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Caída significativa en Wall Street en medio del aumento de las infecciones por COVID-19
[30 octubre 2020]

La OMS advierte que la pandemia de COVID-19 resurge en Europa
[28 julio 2020]