El sabotaje intencional del aprendizaje en línea en los Estados Unidos

por Chase Lawrence
20 noviembre 2020

Decenas de millones de estudiantes, padres y maestros en los Estados Unidos y en el mundo entero están luchando por un semestre como ningún otro en la historia moderna. La política de cerrar los edificios escolares e implementar el aprendizaje en línea --resultado de valientes protestas y huelgas de profesores, padres y estudiantes-- ha salvado un número incalculable de vidas en todo el mundo.

En los Estados Unidos, el deliberado desfinanciamiento de la educación pública por parte de demócratas y republicanos, y los años de una creciente "brecha digital" entre los que tienen y los que no tienen, han hecho que el aprendizaje en línea sea a menudo algo desnudo, poco atractivo o incluso completamente inaccesible para millones de jóvenes. No es sorprendente que el 60 por ciento de los adolescentes diga que el aprendizaje en línea es peor que el aprendizaje en persona, y casi una quinta parte diga que es "mucho peor", según una encuesta reciente de Common Sense Media.

Los motivos detrás del sabotaje del aprendizaje en línea

El desastre que se está produciendo en la transición al aprendizaje en línea es tanto el efecto acumulativo de décadas de desfinanciamiento de la educación pública como la profundización intencional de esta política en medio de la pandemia.

Estudiante que asiste a clase en línea. (Crédito de la imagen: Twenty20.com)

El desprecio de las elites gobernantes por la vida y la educación de los jóvenes se ha puesto de manifiesto en la caótica implementación de la educación a distancia realizada "a bajo costo". Los estudiantes han experimentado horarios inciertos, rotando entre el aprendizaje total y parcial en línea. Mientras tanto, los padres, profesores y estudiantes se han quedado con poca o ninguna asistencia y recursos. El resultado neto es el chantaje deliberado de una generación: para obtener una apariencia de educación, se les obliga a entrar en edificios escolares peligrosos.

Las élites gobernantes están tratando de forzar la reapertura de las escuelas para obligar a los padres a volver a lugares de trabajo inseguros, sacando beneficios para las grandes corporaciones. La última cosa que las grandes empresas quieren es una alternativa de educación en línea de calidad, que corte la demanda de que los padres estén en el trabajo.

Según CISION PRWeb, más del 60 por ciento de los estudiantes de K-12 ahora asisten a las escuelas en persona al menos una parte de la semana, con el 35,7 por ciento de las escuelas que ofrecen aprendizaje en persona todos los días, el 26,5 por ciento en un horario híbrido de dos-tres días en persona por semana y el 37,8 por ciento de las escuelas que sólo ofrecen aprendizaje virtual.

El carácter no planificado del aprendizaje en línea bajo el capitalismo

A medida que la pandemia fue avanzando durante el verano y los funcionarios gubernamentales de todos los niveles pasaron a adoptar la "inmunidad colectiva", no hubo apoyo financiero para ayudar a las escuelas en la creación de nuevos e innovadores planes de aprendizaje a distancia para el año escolar de otoño.

Las consecuencias de esta política han sido devastadoras para todos los involucrados. Los escolares, desde las edades más tempranas hasta la escuela secundaria, se ven obligados a pasar seis horas diarias de tiempo casi continuo de pantalla en línea con poca interacción social.

Los educadores se han visto inmersos en la enseñanza a distancia y en su mayoría se han visto obligados a rediseñar completamente sus planes de lecciones sin ninguna ayuda. Los maestros se consumen en arreglar problemas técnicos y manejar clases grandes, mientras que en muchos casos se les dirige a imponer políticas punitivas por "ausentismo" de los estudiantes.

Una miseria de recursos se puso a disposición a través de la Ley CARES, y la mayoría de los distritos escolares optaron por utilizar estos fondos para pagar los programas mínimos de EPP y de comidas comunitarias, en lugar de desplegarlos para ayudar en la transición a la educación en línea. Esto significó que no hubo un financiamiento significativo por parte de los gobiernos federal, estatal o local -ya sea controlado por funcionarios demócratas o republicanos- para abordar este cambio cualitativo en la educación.

Andrew, un educador de Houston, dijo al WSWS, "Los estudiantes estaban agotados por estar en la computadora todo el día. Los estudiantes reconocen que es aburrido, comenzarán a buscar en TikTok e Instagram y cosas así. En mi clase, literalmente no están ahí, no aparecen. No se pensó bien en cómo hacer que esto funcione.

"Era evidente para mí que muchas cosas no estaban planeadas, era todo improvisado. Incluso el seguimiento de los trabajos perdidos es demasiado, con la cantidad de estudiantes que tengo, especialmente con la enseñanza tanto en persona como en línea simultáneamente. No es posible crear una experiencia de aprendizaje individualizada con la cantidad de niños en una clase típica de una escuela pública. Tenemos que manejar 200 estudiantes".

Otro profesor de Houston, Brandon, añadió que la transición fue "apresurada". Sin embargo, enfatizó: "Los educadores que conocen los hechos sobre COVID-19 están a favor de la educación a distancia. La gente que dice que quiere cara a cara probablemente quiere complacer a su jefe; la mayoría de los educadores quieren seguir con la enseñanza en línea".

Aunque ciertamente no hay sustituto para el aprendizaje en persona, salvar vidas debe tener prioridad en una pandemia, especialmente sin una vacuna o una terapéutica fiable. Los jóvenes están abrumadoramente de acuerdo. De hecho, casi siete de cada diez adolescentes están preocupados, ya sea de alguna manera o muy, de que ellos o alguien que conozcan se enfermen con COVID-19 debido a la educación en persona, informa EdWeek.

Pero en lugar de aprovechar la creatividad de los profesores y los recursos públicos para imaginar nuevas formas de animar las lecciones, el gobierno invirtió billones de dólares en Wall Street, incluida la industria tecnológica, que rápidamente repartió enormes cantidades de dinero a los directores generales, propietarios y capitalistas de riesgo. Los gigantes de la tecnología han acumulado ganancias récord durante la pandemia, mientras que han dejado grandes sectores de los EE.UU. mal conectados o cobrando tarifas inasequibles para muchos.

La creciente frustración entre los educadores y estudiantes

El sabotaje deliberado del aprendizaje en línea está generando cada vez más frustración y agotamiento tanto en los profesores como en los estudiantes. Estos resultados inevitables están siendo cínicamente utilizados como ariete para poner a los estudiantes "en asientos" incluso cuando la pandemia se desborda en casi todos los estados.

Andrew explicó las innumerables dificultades a las que se enfrentan los educadores, diciendo: "Todavía no puedo decir que haya habido una transición efectiva de lo que solíamos hacer a lo que estamos haciendo ahora". Muchos de los profesores todavía están esforzándose, y muchos de los estudiantes también lo han hecho. Al principio era algo emocionante y vigorizante tener un nuevo desafío, pero se convierte en una batalla para sobrevivir y sientes que estás luchando y no tienes suficiente tiempo para hacer tu trabajo correctamente".

Hubo una "gran cantidad" de cursos de desarrollo profesional consecutivos, según Andrew, pero no hubo tiempo suficiente para dominar las herramientas de aprendizaje en línea. Cuando se le preguntó sobre las herramientas de aprendizaje en línea para los estudiantes, Andrew dijo: "No sé si había alguna instrucción u orientación para los estudiantes". Dijo que tenía la sensación de que a los estudiantes se les dejaba "aprender sobre la marcha, haciendo preguntas, y esperando que su profesor o uno de sus profesores sepa las respuestas".

Brandon señaló que gran parte del software y el hardware que se utiliza es improvisado o de mala calidad, diciendo: "La tecnología tal y como existe ahora mismo no es muy adecuada para los estudiantes, los estudiantes no pueden utilizar teléfonos móviles y ordenadores portátiles de forma intercambiable. A veces tienen ciertos problemas cuando son excluidos del sistema".

Añadió, "Uno de los problemas que tienen los estudiantes y los profesores es que la parte de audio de la clase o reunión es horrible. Algunos tienen buena calidad y otros tienen una calidad terrible. Incluso si quieren que los estudiantes respondan a las preguntas en clase, no hay manera de conocer su respuesta".

Notando que a los profesores se les pide esencialmente que hagan dos trabajos a la vez, Brandon enfatizó, "Híbrido es mucho trabajo. Hay cuatro sistemas diferentes para el seguimiento de la asistencia. Tienes que hacer un seguimiento de cada problema de asistencia o de lo contrario terminas con esta enorme lista de estudiantes que pueden no estar asistiendo. Tienes que volver, registrar todo el trabajo, asegurarte de que tienes dos notas y que no hay trabajo que falte".

Otra complicación se añade para los estudiantes que están aprendiendo inglés como segunda lengua. Brandon añadió: "Hay una gran población de estudiantes de inglés, y ninguna de las tecnologías está en versión de doble idioma. No todos ellos son capaces de leer o descifrar lo que está pasando con su tecnología. Los maestros se quedan a cargo de ello, y no todos los maestros están calificados para enseñar dos idiomas".

Muchos maestros han reportado trabajar 12 e incluso 15 horas diarias, a veces trabajando 90 horas o más a la semana, rara vez durmiendo lo suficiente o teniendo tiempo para pasar con sus familias para poder seguir trabajando tanto en línea como en la enseñanza en persona. No es de extrañar que miles de profesores hayan dejado sus trabajos como resultado. Los distritos escolares con problemas de liquidez están dejando estas vacantes sin cubrir, creando clases aún más grandes para los maestros que se mantienen en la profesión.

Educación en línea y austeridad

Los estados de los Estados Unidos se enfrentan a un déficit presupuestario masivo como resultado del colapso de los ingresos fiscales inducido por la pandemia. Según el Instituto de Política Económica (EPI), los distritos K-12 de los EE.UU. se enfrentan a un déficit combinado de 1 billón de dólares a finales de 2021. Ya ha habido enormes recortes presupuestarios en casi todos los estados, lo que ha resultado en la eliminación de al menos 354.000 puestos de trabajo en el K-12 y 337.000 en la educación superior desde la primavera pasada. El Wall Street Journal, señalando que el déficit general del presupuesto estatal ya ha alcanzado los 434.000 millones de dólares, predijo que la destrucción de los programas educativos y sociales "alimentará el malestar social".

Estas gigantescas sumas son una fracción de los 6 billones de dólares entregados a Wall Street a través de la Ley CARES, que fue aprobada a finales de marzo en una votación casi unánime de republicanos y demócratas en el Congreso, incluyendo a Bernie Sanders. La Ley CARES asignó apenas 13.500 millones de dólares para las escuelas, y ambos partidos empresariales han dejado claro que no se está planeando ningún rescate federal para la educación.

Un estudiante tomando clase en línea, usando una mascarilla (Imagen de archivo con licencia de Envato)

Mientras que Joe Biden ha afirmado falsamente que su administración servirá a los intereses de los educadores, sólo hay que mirar a la austeridad masiva implementada cuando era vicepresidente bajo Obama para ver lo que está por venir. Tras el colapso financiero de 2008-2009, la administración de Obama rescató a los bancos e intensificó el ataque a la educación pública como parte de un asalto general a la clase trabajadora. Para 2012, al menos 350.000 maestros habían perdido sus trabajos e innumerables escuelas en todo el país fueron cerradas.

Durante la pandemia, los distritos se han visto obligados a utilizar los fondos de los días de lluvia para salir adelante, luchando por proporcionar a los estudiantes Chromebooks para acomodar la enseñanza a distancia. Education Dive informa que muchos distritos han comprado tecnología de baja calidad, escribiendo, "donde pueden hacer recortes, hacen recortes". Algunos optan por herramientas gratuitas en línea sin los mejores antecedentes o compran dispositivos reacondicionados con especificaciones de calidad inferior. ... Esos son más propensos a averiarse, es más probable que experimenten problemas en un entorno de aprendizaje en línea, por lo que podrían, por ejemplo, no tener suficiente memoria".

Otros distritos tienen dificultades para conseguir dispositivos, incluyendo las Escuelas Públicas de Denver, que tienen 94.000 estudiantes. Las medidas de guerra comercial impuestas por la administración de Trump significaron que 12.500 dispositivos Lenovo fabricados por China y destinados a las escuelas de Denver fueron incautados en la frontera.

Un portavoz de las escuelas de Denver señaló a finales del verano, "Anticipamos que miles de estudiantes de DPS, incluyendo una gran parte de nuestros estudiantes más jóvenes, se verán obligados a iniciar el año escolar de forma remota, sin acceso a la tecnología, si no podemos asegurar los dispositivos. Esto pondrá a nuestros más vulnerables más atrás". El distrito se ha reducido a rastrear almacenes y oficinas en busca de computadoras y a implorar a los ex-alumnos que envíen dispositivos adicionales.

Además, la disminución significativa de la asistencia exacerbará la crisis fiscal en al menos 20 estados, ya que la financiación de las escuelas en los EE.UU. se basa en gran medida en la matriculación. Por ejemplo, Wisconsin ha informado de que el número de estudiantes ha caído un 3 por ciento, la mayor caída en décadas, lo que ha dado lugar a una pérdida de fondos de más de 23 millones de dólares. Estos recortes también afectan desproporcionadamente a los distritos más pobres, que reciben menos ingresos de los impuestos locales sobre la propiedad.

Desigualdad en el aprendizaje en línea

Los estudiantes de educación especial, que en virtud de los mandatos federales tienen derecho legalmente a recibir "educación gratuita y apropiada", se han enfrentado a dificultades particulares con el aprendizaje en línea. Aproximadamente 7 millones de estudiantes con necesidades especiales califican para un Plan de Educación Individualizado (IEP) que se adapta a sus necesidades de aprendizaje. La pandemia ha interrumpido el acceso a los IEP y no ha habido ningún esfuerzo significativo por parte del gobierno federal o estatal para ayudar en la transición al aprendizaje en línea o para proporcionar el equipo de seguridad y el personal médico necesarios para garantizar un entorno de aprendizaje seguro para los estudiantes que son incapaces de aprender en línea debido a una discapacidad.

Los padres de niños con necesidades especiales, muchos de los cuales viven en la pobreza, han tenido que dejar de lado todo para ayudar a sus hijos en el aprendizaje, ya que los especialistas en educación no pueden proporcionar servicios adecuados a distancia. Las terribles condiciones a las que se enfrentan los estudiantes con necesidades especiales y sus familias se han utilizado cínicamente como pretexto para enviar de vuelta a la escuela a algunos de los más vulnerables de la sociedad desde el punto de vista médico en medio de una pandemia.

El cambio generalizado a la enseñanza en línea también ha puesto de manifiesto la enorme disparidad en el acceso a Internet en los Estados Unidos y a nivel internacional. En 2019, sólo el 56% de los adultos que ganaban menos de 30.000 dólares y el 72% de los que ganaban entre 30.000 y 50.000 dólares tenían Internet de banda ancha en casa. Esto afecta a la capacidad de muchos estudiantes para acceder al aprendizaje en línea, lo que obliga a un gran número de ellos a depender únicamente de los teléfonos inteligentes. El diecisiete por ciento de la población de los Estados Unidos depende de su teléfono para el servicio de Internet y los teléfonos inteligentes pueden tener un acceso limitado o incluso nulo a las aplicaciones escolares en línea de los distritos.

Incluso cuando los estudiantes tienen internet, a menudo el servicio es inadecuado para el trabajo escolar. Un informe de la FCC de 2020 señaló las grandes disparidades entre el acceso urbano y rural a la banda ancha de 25 Mbps/3 Mbps, que se considera adecuada para el aprendizaje electrónico.

Estas disparidades son mucho peores a nivel mundial, ya que UNICEF informó que 463 millones de niños no han podido acceder al aprendizaje a distancia durante la pandemia. "El mero número de niños cuya educación se vio completamente interrumpida durante meses es una emergencia educativa mundial", dijo la directora del UNICEF, Henrietta Fore, y añadió: "Las repercusiones podrían sentirse en las economías y sociedades durante las próximas décadas".

En África oriental, occidental, central y meridional, casi la mitad de todos los niños y niñas no pueden acceder a la enseñanza a distancia. En el norte de África y el Oriente Medio, el 40% de los estudiantes no pueden acceder a la enseñanza a distancia, en el sur de Asia el 38% de los estudiantes y en Europa Oriental y Asia Central el 34% de los estudiantes.

Los especuladores se aprovechan de la crisis

La oligarquía financiera ha aumentado masivamente sus inversiones en el sector de la tecnología durante la pandemia, al tiempo que ha cosechado el crecimiento sin precedentes de la valoración de las acciones. La riqueza de los multimillonarios de Estados Unidos aumentó a 3,88 billones de dólares a partir del 13 de octubre, un salto de 931.000 millones de dólares desde marzo, con los multimillonarios tecnológicos Jeff Bezos, Bill Gates, Mark Zuckerberg y Larry Ellison acumulando una riqueza insondable.

Las ventas de la tecnología educativa ha sido un componente clave del ascenso del mercado de valores. "Existen tremendas oportunidades para invertir en EdTech, con un fuerte crecimiento tanto en capital de riesgo como en acciones cotizadas en bolsa", declaró recientemente un gestor de fondos senior de Credit Suisse Asset Management. Añadió: "La pandemia del Coronavirus acelerará la inversión, y muchas empresas de EdTech adelantarán las inversiones en nuevas funcionalidades".

Como buitres que desgarran un animal moribundo, los oligarcas financieros se enriquecen con la crisis de la educación que crearon a través de años de desfinanciamiento bipartidista. Ambos partidos políticos son responsables del asalto al derecho fundamental a una educación de alta calidad para todos. Por su parte, los sindicatos de profesores han apoyado a los políticos que empuñan el hacha, suprimiendo al mismo tiempo las numerosas huelgas y protestas de los educadores.

La división de clases en la educación se ha ampliado hasta el abismo durante la pandemia COVID-19. En la lucha por el derecho universal a una educación gratuita y de alta calidad, el primer paso para los educadores, los padres y los estudiantes es la formación de comités independientes de base. Estos comités deben ser completamente independientes de los demócratas, republicanos y sindicatos, y luchar por establecer la independencia política de la clase obrera.

Los maestros, los trabajadores de la educación y los estudiantes deben impulsar un verdadero programa socialista en defensa de la educación pública. Esto implica aprovechar el masivo rescate dado a la oligarquía financiera, nacionalizar las multimillonarias corporaciones tecnológicas y convertirlas en empresas de servicios públicos, proporcionar equipos informáticos de alta calidad y banda ancha gratuita a todos los estudiantes, asegurar la financiación completa de todos los niveles de educación, abolir la deuda estudiantil, asegurar el apoyo a la salud mental de los estudiantes y proporcionar un apoyo financiero completo a los padres y cuidadores que deben permanecer en casa mientras las escuelas están cerradas.

El Comité Nacional de Seguridad de la Base Educativa fue creado para coordinar las luchas de los comités locales y estatales, que ahora se han formado en todos los EE.UU. y a nivel internacional. Instamos a todos los educadores a que se unan y construyan estos comités, o contáctenos para fundar un nuevo comité en su distrito o estado.

(Artículo publicado originalmente en inglés en dos partes el 9 y el 10 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

¡Formen comités de seguridad de base e independientes de docentes, padres y estudiantes!
[18 agosto 2020]

Bipartisan assault on US public education intensifies amid COVID-19 pandemic
[4 noviembre 2020]

Highest one-week increase in US child cases since onset of COVID-19 pandemic
[4 noviembre 2020]

La campaña global de reapertura de escuelas hace que las muertes por COVID-19 superen el millón
[23 septiembre 2020]

350,000 US education jobs slashed in September
[12 octubre 2020]