Pennsylvania, Nevada certifican las victorias de Biden mientras Trump repite sus votos de anular las elecciones

por Barry Grey
26 noviembre 2020

Las opciones cuasilegales del presidente Donald Trump en su intento de anular las elecciones presidenciales siguieron reduciéndose el martes con la certificación de las victorias de Joe Biden en otros dos estados indecisos: Pensilvania y Nevada. La campaña de Trump ha tratado, sin éxito hasta la fecha, de bloquear o retrasar la certificación de los recuentos de votos en seis estados que colocan a Biden muy por encima del obstáculo de los 270 votos electorales necesarios para convertirse en presidente.

Biden ganó el voto popular por casi seis millones de votos y obtuvo 306 votos electorales, en comparación con los 232 de Trump (el mismo margen de votos electorales por el que Trump derrotó a Hillary Clinton en lo que él llamó una "avalancha").

Cinco de esos estados —Pennsylvania (20 votos electorales), Michigan (16), Wisconsin (10), Arizona (11) y Georgia (16)— habían votado por Trump en 2016, pero se decantaron por Biden en unas elecciones en las que se registró la mayor participación desde 1900, impulsada por una amplia e intensa oposición a la política fascistoide de Trump. De éstos, sólo Wisconsin y Arizona quedan por certificar, tras la certificación en rápida sucesión de Georgia el viernes, Michigan el lunes y Pennsylvania el martes. Nevada (seis votos electorales), que también está siendo disputado por la campaña de Trump, fue por poco para Hillary Clinton hace cuatro años.

Trabajadores clasifican y apilan las boletas en preparación para el escaneo durante un recuento, el martes 24 de noviembre de 2020, en Lithonia, Georgia. (Foto AP/Ben Gray)

El lunes, la Junta de Escrutadores del Estado de Michigan certificó la victoria de Biden por unos 150.000 votos a pesar de la intervención directa de Trump para presionar a los funcionarios electorales y a los legisladores republicanos para bloquear o retrasar el proceso. El objetivo de Trump es crear las condiciones para que las legislaturas estatales dirigidas por los republicanos como la de Michigan no tengan en cuenta el voto popular y elijan su propia lista de electores pro-Trump.

Poco después del voto de los electores de Michigan para certificar, a pesar de la abstención de un republicano pro-Trump, la jefa de la Administración de Servicios Generales de los Estados Unidos (GSA) puso fin a su bloqueo y reconoció a Biden como el "aparente ganador", lo que permitió que el equipo de transición de Biden recibiera fondos federales, se reuniera con funcionarios de Trump y tuviera acceso a sesiones informativas de inteligencia clasificadas. Trump tuiteó un endoso de la decisión al tiempo que reiteraba su negativa a ceder y su determinación de anular el voto "fraudulento" y permanecer en el poder.

El martes, además de las certificaciones de Pensilvania y Nevada, el gobernador de Arizona, Doug Ducey, republicano, admitió que el exvicepresidente había ganado la votación en su estado. Como la mayoría de los funcionarios republicanos, ha seguido el ejemplo de Trump al negarse a reconocer a Biden como presidente electo. Pero en una entrevista con una estación de radio de Phoenix, Ducey dijo: "Joe Biden ganó en Arizona. Creo que es un margen de 10.300 votos o aproximadamente tres décimos de un por ciento, y cualquier desafío legal que vaya a venir, esos van a los tribunales".

La declaración de Ducey prácticamente garantiza que la victoria de Biden en Arizona será certificada cuando el escrutinio oficial del estado tenga lugar el lunes.

Esto deja sólo a Wisconsin, que Biden ganó por unos 21.000 votos. El resultado de su voto debe ser certificado el 1 de diciembre. La campaña de Trump ha tratado de detener el proceso de certificación forzando el recuento en los condados más poblados y más demócratas del estado —Milwaukee y Dane, que incluye la capital del estado, Madison.

Georgia también está llevando a cabo un recuento mecánico de las papeletas a instancias de la campaña Trump, a pesar de haber realizado ya un recuento manual que no redujo significativamente el margen de victoria de Biden. El reexamen comenzó el martes y está programado para concluir el 2 de diciembre.

La estrategia de la campaña de bombardear los tribunales con demandas infundadas exigiendo el descarte de millones de votos no ha dado resultados hasta ahora. Hasta la fecha, Trump ha prevalecido en una sola demanda y ha perdido 35. Sin embargo, su campaña sigue presentando casos y apelaciones, con la esperanza de llevar el resultado de la elección a la Corte Suprema de los Estados Unidos, donde Trump tiene una mayoría de seis a tres de los derechistas, incluyendo a su última candidata, Amy Coney Barrett.

En los últimos días, un número creciente de republicanos y partidarios de Trump, tanto dentro como fuera del Congreso, han criticado su campaña pseudolegal en los tribunales y los esfuerzos por socavar el proceso electoral, o le han pedido directamente que ceda. Las declaraciones de los senadores Rob Portman (Ohio) y Shelley Moore Capito (West Virginia) emitidas el lunes fueron seguidas el martes por una declaración del expresidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan pidiendo a Trump que "acepte la transferencia de poder" y ceda ante Biden.

El Wall Street Journal publicó un editorial el martes ("La campaña de Trump se queda sin camino") que concluía, "Todavía hay disputas por venir, pero a medida que los estados certifican y las demandas son aplastadas, el Sr. Trump se está quedando sin tiempo y opciones".

La comentarista de extrema derecha y leal a Trump, Laura Ingraham de Fox News, dijo a sus televidentes el lunes por la noche que reconocer la certeza virtual de que Biden sería inaugurado el 20 de enero "constituye vivir en la realidad".

Rush Limbaugh dijo el lunes de las afirmaciones de Trump de fraude masivo de votos, "Prometieron cosas de éxito, y luego no pasó nada... Mejor que haya algo más que lo que tenemos".

Sin embargo, Trump está dejando claro que no tiene intención de ceder. En las primeras horas de la mañana del martes, él tuiteó: "¿Qué tiene que ver que se le permita a la GSA trabajar preliminarmente con los Demócratas con continuar con nuestros varios casos en lo que será la elección más corrupta en la historia política americana? Estamos avanzando a toda velocidad. Nunca cederá a los votos falsos y al "Dominion". Esto último es una referencia a los teóricos de la conspiración de la extrema derecha que afirman que las máquinas de votación hechas por Dominion Voting Systems fueron amañadas a favor de Biden.

Más tarde el martes, retuiteó videos fascistoides y mensajes de Randy Quaid, el actor y fanático partidario de Trump. En uno de los videos, Quaid declaró: "¿Es así como va Estados Unidos? ¿De George Washington a George Soros? De océanos blancos con espuma a un pantano socialista". A lo que Trump añadió: "¿Están escuchando, republicanos?"

Trump también hizo una extraña aparición el martes en la sala de reuniones de la Casa Blanca. Con el vicepresidente Mike Pence de pie y en silencio a su lado, Trump pregonó el hecho de que el promedio industrial del Dow Jones había superado los 30.000 por primera vez en la historia, y luego se dio la vuelta y salió de la sala sin hacer preguntas. Toda la "conferencia de prensa" duró 62 segundos.

Trump continúa incitando a sus partidarios fascistizantes. Al mismo tiempo, ha llevado a cabo una purga en la cúpula del Pentágono e instalado lealistas de extrema derecha con los que puede contar para hacer su voluntad. Además, hay indicios ominosos de planes para atacar a Irán antes del día de la inauguración, lo que podría servir de pretexto para invocar la ley marcial.

Independientemente de que la administración de derecha de Biden llegue al poder o no, el golpe electoral de Trump es una terrible advertencia para la clase obrera. La democracia americana se está derrumbando bajo el peso de los asombrosos niveles de desigualdad social, las explosivas tensiones de clase y un implacable impulso a la guerra, todo ello intensificado por la pandemia del coronavirus.

El triunfo no es un anómalo. Es la personificación de los sectores más depredadores de la oligarquía financiero-corporativa que controla ambos partidos de las grandes empresas. Esta oligarquía se está moviendo hacia el fascismo y la dictadura, un proceso que sólo se profundizará después del 20 de enero.

La clase obrera debe intervenir en esta crisis como una fuerza independiente, utilizando los métodos de la lucha de clases sobre la base de una lucha consciente para poner fin al capitalismo y establecer el socialismo. Esa es la única base para defender los derechos democráticos.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 24 de noviembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

Reorganización del Pentágono busca facilitar golpe de Trump
[23 noviembre 2020]

En medio de su complot golpista electoral, Trump amenaza con una guerra catastrófica contra Irán
[19 noviembre 2020]

Federal agency lifts blockade on Biden transition, but Trump pledges to continue electoral coup
[24 noviembre 2020]