La pobreza en Alemania alcanza un nuevo récord

por Elisabeth Zimmerman
10 diciembre 2020

Más de 13 millones de personas en Alemania se vieron afectadas por la pobreza en 2019, lo que llevó la tasa de pobreza al 15,9 por ciento, la tasa de pobreza más alta desde la reunificación hace treinta años. Estas cifras se presentan en el último informe sobre la pobreza de la asociación de bienestar alemana Paritätischer Wohlfahrtsverband, publicado el 20 de noviembre.

El resurgimiento de la pobreza es extendido. Once de los dieciséis estados alemanes tienen tasas de pobreza en aumento, incluyendo Renania del Norte-Westfalia, Baviera, Baden-Württemberg, Hesse y Baja Sajonia. El estado de Bremen es el más afectado, uno de cada cuatro es pobre, seguido por Sajonia-Anhalt, Mecklenburg-Vorpommern, Berlín y Renania del Norte-Westfalia con tasas de pobreza de entre el 18,5 y el 19,5 por ciento.

Recolectar botellas descartadas para canjear depósitos, una vista común en Alemania (Imagen: Sascha Kohlmann / CC BY-SA 2.0)

Desde 2006, la tasa de pobreza en Renania del Norte-Westfalia ha aumentado dos veces y medio más rápido que el promedio alemán. La pobreza se concentra más en la región del Valle del Ruhr, con una tasa de pobreza del 21,4 por ciento. Según el Paritätischer Wohlfahrtsverband, el área metropolitana más grande de Alemania es también la más pobre.

De los 5,8 millones de habitantes del valle del Ruhr, 1,3 millones viven en la pobreza. Desde 2006, la pobreza ha aumentado en un 36 por ciento. En comparación, en Alemania en su conjunto, la pobreza aumentó en un promedio del 14 por ciento durante el mismo período. En la región urbana de Duisburg/Essen, el aumento de la pobreza durante el mismo período llegó al 48%. El año pasado, la tasa de pobreza llegó al 21,5 por ciento, llegando al 22 por ciento en Dortmund.

El aumento de la pobreza también se expresa en el número de personas en Alemania que reciben asistencia social, conocido como Hartz IV. Mientras que el porcentaje de los que dibujaron Hartz IV fue del 8,4 por ciento, en Alemania en general, la tasa en la región del Ruhr fue del 15 por ciento, lo que significa que casi uno de cada cuatro niños dependía de la ayuda del gobierno. En algunas ciudades y distritos la cifra superó incluso el 30 por ciento. En la ciudad de Gelsenkirchen, el 40 por ciento de los niños dependen de Hartz IV.

Con respecto a la distribución geográfica de la pobreza, el informe dice: “En términos geográficos, la pobreza en Alemania se diferencia en dos mitades, pero no en el Este y el Oeste, sino en el Norte y el Sur. En el sur acomodado, Baviera y Baden-Württemberg tienen una tasa de pobreza conjunta del 12,1 por ciento. El resto de la república, de este a norte y oeste, tiene una tasa de pobreza combinada del 17,4 por ciento. Fuera de Baviera y Baden-Württemberg, una media de más de una de cada seis personas vive por debajo del umbral de pobreza".

En vista de la reducción masiva de las horas de trabajo y los despidos masivos anunciados en las industrias automotrices y asociadas, que están muy concentradas en Baviera y Baden-Württemberg, es de esperar que la pobreza aumente también en estos estados.

De las 15 regiones y ciudades con las tasas de pobreza más altas, un tercio se encuentra en Renania del Norte-Westfalia, predominantemente en el área del Valle del Ruhr. Un tercio adicional se encuentra en Baja Sajonia y Bremen y otro tercio se encuentra en Sajonia-Anhalt, Sajonia, Mecklenburg-Vorpommern y Berlín.

La pobreza también aumentó bruscamente entre 2006 y 2019 en la región del Rin-Meno, especialmente en las ciudades de Frankfurt/Main y Offenbach y en la región alrededor de Darmstadt en el sur del estado de Hesse. Aquí, la tasa de pobreza aumentó de 10,5 (2006) a 15,3 (2019) por ciento.

El informe señala: "Las altas concentraciones de riqueza en una región o estado comúnmente coinciden con altas tasas de pobreza". Hesse tiene la segunda tasa de riqueza más alta de Alemania y ahora tiene una tasa de pobreza del 16,1 por ciento, por encima del promedio nacional.

La pobreza se define como un ingreso de menos del 60 por ciento del ingreso promediado. El año pasado fue de 1.074 euros al mes para un hogar unipersonal y de €2.256 para una familia con dos hijos menores de 14 años.

Los desempleados tienen el mayor riesgo de pobreza, con un 57,9 por ciento viviendo en la pobreza. Entre las familias monoparentales, el 42,7 por ciento vive en la pobreza y entre las familias con muchos hijos la proporción es del 30,9 por ciento. Las personas con calificaciones bajas se ven afectadas por la pobreza en un 41,7 por ciento y las personas sin ciudadanía alemana en un 35,2 por ciento.

Para todos los grupos considerados en el estudio, la pobreza en 2019 aumentó en comparación con el año anterior. El aumento más significativo en una comparación a largo plazo se registró entre los jubilados. Entre ellos, la tasa de pobreza ha aumentado en un sesenta por ciento desde 2006 a un 17,1 por ciento. La mayoría de los pobres trabajan (33 por ciento) o están jubilados (23,6 por ciento).

La pobreza generalizada es el resultado de décadas de políticas contra la clase trabajadora. La denominada Agenda de 2010 y las leyes Hartz de la coalición SPD/Verde de Gerhard Schröder y Joschka Fischer, que gobernaron de 1998 a 2005, dieron un impulso particular al desarrollo del ahora vasto sector de bajos salarios. Desde entonces, todas las coaliciones de gobierno, en su mayoría con la participación del SPD, han impulsado estos desarrollos.

Las cifras del informe sobre la pobreza de este año del Paritätischer Wohlfahrtsverband son del período anterior al estallido de la pandemia de COVID-19. Desde entonces, los antagonismos sociales solo han aumentado y es previsible un aumento adicional de la pobreza.

El informe dice: “Es probable que los efectos de la crisis de coronavirus aceleren aún más esta tendencia [hacia la desigualdad]. El impacto de esta crisis no es una pérdida generalizada de prosperidad, sino que afecta especialmente a quienes trabajan en el sector de la restauración o en empleos temporales, miniempleos y autónomos, lo que significa que la crisis de coronavirus contribuirá en última instancia a una mayor desigualdad y más pobreza en este segmento de la sociedad”.

El Paritätische Wohlfahrtsverband advierte: “Por lo tanto, hay pruebas suficientes de que la crisis de corona conducirá a un mayor crecimiento de la desigualdad y la pobreza. Hay muchos indicios de que la tasa récord actual de pobreza del 15,9 por ciento en 2019 volverá a aumentar significativamente en 2020”.

Los autores del estudio critican que los actuales sistemas de seguridad social no sean suficientes para proteger a las personas de la pobreza, la falta de vivienda, la pobreza en la vejez y otras situaciones de vida precaria. Los beneficios de Hartz IV y otros programas sociales son demasiado bajos para financiar una existencia digna. También critican el hecho de que de los cientos de miles de millones de euros que el gobierno alemán ha gastado para apoyar la economía, no se destina nada a los más afectados por la pérdida de empleo y la pobreza.

No se pueden esperar medidas contra la pobreza del gobierno. Por el contrario, las políticas de los últimos años se han caracterizado y aún se caracterizan por un ataque frontal a la clase obrera y a sus sectores más vulnerables. La acción del gobierno durante la pandemia, como en todos los demás países, se ha caracterizado por inmensos rescates para proteger a los ricos y superricos a expensas de los trabajadores, que se ven obligados a trabajar a pesar del riesgo de infección y pérdida de vidas.

Las escuelas y las guarderías se mantienen abiertas para que los padres puedan ir a trabajar y generar ganancias. La última semana de noviembre vio el número de personas que se han infectado con COVID-19 en Alemania superar el millón. Más de 15.000 personas han muerto por COVID-19, sin un final a la vista.

El aumento de la pobreza es el resultado de una gigantesca redistribución de la riqueza de la sociedad de abajo hacia arriba. El semanario Wirtschaftswoche del 7 de octubre informó que los ricos se han vuelto aún más ricos como resultado de la crisis del coronavirus: “En Alemania, después de una caída al comienzo de la pandemia de coronavirus, la riqueza neta de los ultrarricos aumentó a 594,9 mil millones de dólares hasta finales de julio. En la última encuesta (hasta marzo de 2019) fue de $500,9 mil millones. Desde entonces, el club de los superricos ha pasado de 114 a 119 miembros. Después del estallido de la pandemia, el número de multimillonarios en dólares alemanes experimentó el mayor crecimiento en las áreas de tecnología (hasta un 46 por ciento), atención médica (hasta un 12 por ciento) y finanzas (hasta un 11 por ciento)".

Según una categoría publicada recientemente por Manager Magazin, la familia Reimann con un estimado de 32 mil millones de euros en activos se encuentran entre los alemanes más ricos. En segundo lugar está el fundador de Lidl, Dieter Schwarz, con activos estimados en 30.000 millones de euros. El tercer lugar es para los hermanos Susanne Klatten y Stefan Quandt, que poseen casi la mitad de las acciones de BMW. Sus activos se han reducido en €1.500 millones a unos €25.000 millones durante la pandemia, una cifra apenas menos vertiginosa.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 7 de diciembre de 2020)

 

El autor también recomienda:

30 years of German unity
[3 octubre 2020]

Germany’s Left Party backs multibillion-euro bailout of banks and big business
[22 abril 2020]