Obreros metalúrgicos hacen paro en Matamoros, México, por aumento salarial

por Andrea Lobo
23 enero 2021

En Matamoros, México, nuevamente están estallando paros laborales para exigir mayores salarios y condiciones seguras durante la pandemia de COVID-19. Los paros se producen dos años desde la histórica ola huelguística en la ciudad, cuando los trabajadores organizaron comités de huelga y asambleas masivas en rebelión contra los corruptos sindicatos patronales.

El creciente malestar obrero ha llevado al llamado Sindicato Nacional Independiente de Trabajadores de Industrias y Servicios (SNITIS) —fundado por la abogada laboral Susana Prieto para contener la oposición tras las huelgas de 2019— a emplazar formalmente a huelga a partir del 25 de enero en las maquilas en Matamoros, esperando así mantener la lucha bajo control y resolverla en términos aceptables para las empresas lo antes posible.

Paro laboral en Concurrent Manufacturing, 20 de enero (transmisión en vivo en Facebook de Expreso RGV)

Sin embargo, el miércoles, apenas iniciado el turno a las 7:00 a.m., unos 60 obreros metalúrgicos de una de las dos fábricas de Concurrent Manufacturing en Matamoros, decidieron hacer paro en oposición a una oferta de aumento salarial del 7 por ciento, exigiendo en cambio un aumento del 15 por ciento y un bono de 10,157 pesos (514 dólares).

Los huelguistas se negaron valientemente a trabajar durante varias horas y mantuvieron acalorados debates fuera de la planta con la gerencia y los delegados del sindicato STIME, que controla el contrato en la fábrica y pertenece a la corrupta Confederación de Trabajadores de México (CTM).

La huelga salvaje fue un intento de los trabajadores –quienes no confían en los sindicatos, “independientes” o no— de tomar en sus manos la lucha contra la empresa.

Pero los representantes del STIME consiguieron poner fin al paro por ahora, acordando a puerta cerrada con la dirección un aumento del 10 por ciento y el bono de 10.157 pesos. Alrededor de las 10:00 a.m., los delegados sindicales anunciaron su acuerdo y ordenaron a los trabajadores a finalizar el paro. Una huelguista explicó en una transmisión en vivo que los delegados se opusieron a exigir el 15 por ciento “porque nosotros no ganamos el salario mínimo, y pues todos ya van para dentro”.

Concurrent es propiedad de la multinacional tejana Cypress Industries, que produce tarjetas de circuitos, cables, láminas y otros equipos metálicos. Emplea a unos 300 trabajadores en las plantas de Matamoros. La ciudad se encuentra justo en la frontera con Brownsville, Texas.

Las demandas del 15 por ciento y los 10 mil pesos, que los trabajadores han bautizado como el “movimiento 15/10”, corresponden a una cláusula incluida en gran parte de los contratos de la ciudad que estipula que cualquier aumento del salario mínimo debe ser igualado para todos los salarios, además del pago de un bono que consiste en el aumento del salario mínimo diario (28 pesos para la región fronteriza) multiplicado por 365 días.

La cláusula es considerada como una conquista de todos los trabajadores de la ciudad, inicialmente obtenida durante las históricas huelgas militantes de la década de 1980 y parcialmente aplicada a los más de 70 mil huelguistas de 2019.

El 1 de diciembre, la Administración del presidente Andrés Manuel López Obrador (conocido como AMLO) anunció un aumento del salario mínimo en todo el país del 15 por ciento, hasta 213 pesos diarios (10,80 dólares) en la región fronteriza del norte, donde el coste de la vida es más alto, y 141 pesos (7,14 dólares) en el resto del país.

No solo son los salarios mínimos más bajos del hemisferio, sino que apenas superan el coste de la canasta básica para una persona, y mucho menos para una familia. La Organización Internacional del Trabajo escribió en un informe 2020-2021 que los salarios reales en México cayeron 1,5 por ciento en 2019 y se mantienen por debajo del nivel anterior a la crisis de 2008.

Estas abismales condiciones revelan lo inadecuado que fue el aumento del salario mínimo del 100 por ciento en 2019 a lo largo de la frontera norte de AMLO, quien intentó utilizarlo como tapadera para la creación de la zona de libre comercio más grande del mundo: una franja de 25 km a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos en la que las empresas disfrutan de tasas de impuestos más bajas que en Estados Unidos.

Los obreros de Matamoros en huelga

No obstante, de enero a abril de 2019, los trabajadores de Matamoros respondieron con huelgas salvajes, que inicialmente exigían el correspondiente aumento salarial del 100 por ciento y un bono de 32 mil pesos, así como el regreso a la semana laboral de 40 horas y la expulsión de los sindicatos de la CTM. A través del World Socialist Web Site y durante una marcha masiva hacia la frontera, los trabajadores llamaron a los trabajadores estadounidenses a unirse a ellos en una lucha contra las empresas transnacionales.

Sin embargo, Prieto y sus socios en los sindicatos “independientes” intervinieron para mantener las huelgas encadenadas a la burocracia sindical y orientar todas las demandas hacia la Administración de AMLO. Finalmente, lograron detener la huelga después de que las empresas aceptaron un aumento salarial del 20 por ciento y los 32 mil pesos.

Esta intervención de los sindicatos “independientes”, quienes se dedicaron a desactivar la iniciativa genuinamente independiente de los trabajadores y sus esfuerzos por expandir su lucha a nivel internacional, permitió a las empresas y a los sindicatos de la CTM despedir a más de 5 mil trabajadores militantes como represalia.

A lo largo de la pandemia de COVID-19, innumerables trabajadores se han infectado y han muerto en brotes que las corporaciones, los sindicatos y las autoridades gubernamentales han tratado de encubrir en todo México. El miércoles, el país reportó su mayor cifra diaria de 1,584 muertes, mientras que la nueva y más transmisible cepa encontrada por primera vez en Inglaterra ha sido detectada en el estado de Tamaulipas, donde se encuentra Matamoros.

A pesar de esta terrible situación, AMLO se mantiene firme en su compromiso de mantener las fábricas abiertas, declarando el miércoles que comparte la política hacia la “pandemia y la reactivación económica” de la entrante Casa Blanca de Joseph Biden, que en esencia no es diferente a la de Donald Trump.

Mientras AMLO ordenó un breve y limitado cierre de las maquilas en abril que las corporaciones mayormente ignoraron, los trabajadores de Matamoros, Ciudad Juárez, Reynosa y otras ciudades industriales de la frontera llevaron a cabo una ola de huelgas salvajes para detener la producción, tras acciones similares de los trabajadores automotores en Europa, Canadá y Estados Unidos.

Desde la reapertura en mayo, la abogada Susana Prieto ha encabezado los esfuerzos para obligar a los trabajadores a obedecer los decretos homicidas de AMLO, mientras se niega a convocar cualquier lucha contra los miles de despidos realizados como represalia por las huelgas de abril de 2020.

Al simplemente ignorar las demandas de los trabajadores de cerrar las actividades no esenciales y proporcionar una compensación completa por los salarios perdidos, Prieto y las fuerzas similares dentro y en torno a los sindicatos han demostrado que no son para nada “independientes” ni “democráticos”, sino simplemente herramientas de los capitalistas como la CTM.

Mientras que los trabajadores norteamericanos se han enfrentado a cientos de miles de muertes, despidos masivos y ataques contra sus salarios y beneficios, los milmillonarios de EE.UU. vieron aumentar su riqueza total en más de un billón de dólares en los primeros nueve meses de 2020. Dentro de México, los milmillonarios Germán Larrea y Alberto Bailleres —con quienes AMLO tiene una “buena relación”— vieron aumentar su patrimonio en un 65 y 56 por ciento respectivamente en 2020.

Las huelgas de este mes en Matamoros son parte de un resurgimiento de la lucha de clases, incluyendo la huelga de los trabajadores de los almacenes de Hunts Point en Nueva York, las protestas masivas en Túnez y la caravana de miles de refugiados y trabajadores migrantes hondureños.

El paro en la fábrica de Concurrent pone de relieve la necesidad urgente de que los trabajadores formen comités de base opuestos a los sindicatos para ampliar su lucha en todo México y a nivel internacional contra el sistema de lucro y la concentración interminable de la riqueza a expensas de la vida y el sustento de los trabajadores.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 22 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

Lecciones de la rebelión en Matamoros: Primera Parte
[26 marzo 2019]

La AFL-CIO y el Gobierno mexicano buscan encadenar nuevas luchas en Matamoros a sindicatos “independientes”
[14 diciembre 2019]

Miles hacen paro en Matamoros mientras Gobierno mexicano deja que empresas sigan producción durante pandemia
[8 abril 2020]