Se espera que la desigualdad aumente en todos los países "simultáneamente"

Oxfam: La riqueza mundial de los milmillonarios aumentó $3,9 billones durante la pandemia

por Jacob Crosse
27 enero 2021

Un nuevo informe publicado por la organización benéfica británica Oxfam International antes del Foro Económico Mundial virtual de esta semana, que suele celebrarse anualmente en Davos (Suiza), subraya el efecto de las políticas gubernamentales promulgadas en respuesta a la aparición de la pandemia de coronavirus. El informe muestra que las políticas deliberadas promulgadas por los gobiernos capitalistas de todo el mundo han dado lugar a una mayor concentración de la riqueza en el seno de la oligarquía financiera, al tiempo que han exacerbado los niveles ya históricos de desigualdad de la riqueza mundial.

Un hombre sin hogar recibe asistencia de un trabajador de extensión para personas sin hogar en la estación de la calle 207 para el tren A, el jueves 30 de abril de 2020, en el barrio de Manhattan de Nueva York. (AP Photo/John Minchillo)

Testificando al carácter interconectado del sistema capitalista global, el informe señala que por primera vez desde 1870, los registros fiscales más antiguos de los que dispone Oxfam, "se espera que los ingresos per cápita disminuyan en todas las regiones". Continúa: "Esto significa que es probable que la COVID-19 haga aumentar la desigualdad en prácticamente todos los países del planeta de forma simultánea. Será la primera vez que esto ocurra desde que se empezó a registrar la desigualdad, hace más de un siglo".

Los informes anuales de Oxfam llevan años poniendo de manifiesto el empeoramiento de la desigualdad endémica del sistema capitalista. En el último informe, los autores escriben: "El número total de milmillonarios casi se duplicó en los diez años posteriores a la crisis financiera de 2008, y entre 2017-2018 se creó un nuevo milmillonario cada dos días." Mientras tanto, Oxfam estima que, a nivel mundial, el 56% de la población vive con entre 2 y 10 dólares al día.

Aunque antes de que surgiera la pandemia se acuñaban más de tres milmillonarios a la semana, Oxfam señala que "miles de millones de personas ya vivían al límite... no tenían recursos ni apoyo para capear la tormenta económica y social que creó. Más de 3.000 millones de personas no tenían acceso a la atención sanitaria, tres cuartas partes de los trabajadores no tenían acceso a la protección social, como las prestaciones por desempleo o las bajas por enfermedad, y en los países de ingresos bajos y medios más de la mitad de los trabajadores se encontraban en situación de pobreza laboral".

El informe señala que, mientras que millones de trabajadores de todo el mundo han perdido sus empleos, su riqueza y sus seres queridos durante el último año, la riqueza colectiva de los milmillonarios aumentó en unos sorprendentes $3,9 billones entre el 18 de marzo y el 31 de diciembre de 2020. Los 10 "aprovechados de la pandemia" más ricos, entre los que se encuentran Elon Musk, consejero delegado de Tesla, Jeff Bezos, de Amazon, Zhong Shanshan, fundador de la empresa de bebidas Nongfu Spring, y Bill Gates, de Microsoft, han visto aumentar su riqueza en más de $540.000 millones durante el mismo periodo.

Los $540.000 millones acaparados por sólo 10 personas, escribe Oxfam, "son más que suficientes para evitar que cualquier persona en la Tierra caiga en la pobreza a causa del virus y para pagar una vacuna contra el COVID-19 para todos".

En conjunto, los milmillonarios del mundo, menos de 2.300 personas, controlan aproximadamente $11,95 billones en riqueza, lo que Oxfam señala es el "equivalente a lo que los gobiernos del G20 (Alemania, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, República de Corea, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Turquía y Reino Unido) han gastado colectivamente en respuesta a la pandemia".

Mientras que la riqueza y las vidas de los milmillonarios han sido protegidas a lo largo de la pandemia, las tasas de infección y mortalidad por COVID-19, señala Oxfam, "tienen un claro gradiente social". Explica: "La mortalidad por COVID-19 en el 10% de las zonas más desfavorecidas de Inglaterra duplica la del 10% menos desfavorecido. Se han registrado tendencias similares en Francia, Brasil, Nepal, España e India".

Mientras los gobiernos de todo el mundo han gastado relativamente poco en medidas para contener y erradicar el coronavirus, que hasta ahora ha matado a más de 2,1 millones de personas en todo el mundo — 430.000 de estas muertes sólo en Estados Unidos— han abierto sus arcas para proporcionar a la oligarquía financiera billones de dólares en rescates. Al mismo tiempo que han exigido que los trabajadores arriesguen sus vidas en lugares de trabajo y escuelas plagados de enfermedades para continuar con la extracción de la plusvalía del trabajo.

El ejemplo más claro de esto fue la rapidez con la que los principales multimillonarios del mundo recuperaron su riqueza después de que la pandemia hiciera caer las acciones en marzo de 2020. Oxfam señaló que los 1.000 principales milmillonarios del mundo tardaron nueve meses en recuperar su riqueza, mientras que a los pobres del mundo, que Oxfam estima que han aumentado entre 200 y 500 millones en todo el mundo a lo largo de la pandemia, les puede llevar más de una década volver a los niveles "anteriores a la crisis".

El consiguiente aumento de la desigualdad y la mayor concentración de la riqueza para unos pocos elegidos son el resultado de las decisiones políticas deliberadas aplicadas por los gobiernos capitalistas de todo el mundo, que anteponen los beneficios a las vidas.

Esto se vio en Estados Unidos con la rápida y casi unánime aprobación de la multimillonaria Ley CARES a finales de marzo de 2020. El proyecto de ley no asignó miles de millones a los trabajadores y sus familias para que pudieran quedarse en casa mientras los recursos se utilizaban para formar y contratar a miles de médicos y enfermeras para atender a los enfermos, implementar un programa nacional de pruebas y localización de contactos, o construir nuevos hospitales.

En lugar de ello, la medida bipartidista proporcionó una miseria a los trabajadores sin empleo, chantajeando esencialmente a los trabajadores para que volvieran a trabajar, mientras proporcionaba a Wall Street fondos ilimitados a través de políticas de flexibilización cuantitativa a través de la Reserva Federal. Esta política de clase salvaguardó y aumentó la riqueza de la clase dominante, cuyas fortunas se basan en la interminable subida del mercado de valores.

Si bien la Ley CARES proporcionaba un cheque único de $1.200 para los adultos y prestaciones de desempleo mejoradas a corto plazo, la expiración de estas prestaciones ha provocado desde entonces un aumento de la pobreza en EE.UU., según una nueva investigación de la Escuela de Políticas Públicas Harris de la Universidad de Chicago y la Universidad de Notre Dame.

Los autores del estudio señalan que, si bien la pobreza disminuyó en los primeros meses de la pandemia, pasando del 10,8% en enero de 2020 al 9,3% en junio, a finales de julio, cuando expiraron las ayudas al desempleo de 600 dólares promulgadas en la Ley CARES, la pobreza empezó a aumentar en los meses siguientes, hasta terminar en diciembre de 2020 con un 11,8%. El aumento de 2,5 puntos porcentuales desde julio se traduce en unos 8,1 millones de personas, casi el equivalente a la población de Suiza.

Entre 200 y 500 millones de personas de todo el mundo han caído en la pobreza este año, y aproximadamente 3.000 millones de personas sobrevivían antes de la pandemia con menos de $5,50 al día, o unos $2.000 al año. El informe de Oxfam cita un análisis del Banco Mundial que estima que, hasta el 7 de octubre de 2020, la pandemia había empujado a entre 88 y 115 millones de personas a la "pobreza extrema", es decir, a sobrevivir con menos de $1,90 al día, o unos $694 al año.

El aumento de la desigualdad se reflejó, según Oxfam, en el hecho de que las 25 mayores empresas de EE.UU. obtuvieron "un 11% más de beneficios en 2020 en comparación con el año anterior", mientras que "las pequeñas empresas de EE.UU. parecieron perder más del 85% de sus beneficios en el segundo trimestre del año".

El aumento constante de los beneficios de las empresas y el incremento de la riqueza de los multimillonarios se debe a decisiones políticas deliberadas. Oxfam escribe que "entre 1985 y 2019, el tipo impositivo legal medio de las empresas en todo el mundo cayó del 49% al 23%, y desde 1980 el tipo máximo del impuesto sobre la renta de las personas físicas en Estados Unidos se ha reducido casi a la mitad, del 70% al 37%". Además de las pérdidas debidas a los tipos impositivos más bajos, la Red de Justicia Fiscal estima que los países pierden un total de más de $427.000 millones en impuestos cada año por el abuso fiscal de las empresas internacionales y la evasión fiscal privada, "costando a los países en conjunto el equivalente a los salarios anuales de casi 34 millones de enfermeras cada año, o el salario anual de una enfermera cada segundo".

Si bien la concentración de la riqueza se expresa con mayor crudeza en Estados Unidos, los mismos procesos tienen lugar en todo el mundo. Oxfam señala que entre marzo y agosto de 2020, los milmillonarios de Oriente Medio y el Norte de África aumentaron su riqueza en un 20%, "casi cinco veces el valor del llamamiento humanitario COVID-19 de las Naciones Unidas para la región". Asimismo, en América Latina y el Caribe (ALC), "la riqueza combinada de los milmillonarios aumentó un 17 por ciento entre marzo y julio de 2020... más de cinco veces la cantidad necesaria para evitar que 12,4 millones de personas caigan en la pobreza extrema en la región de ALC durante un año."

El último informe de Oxfam es una acusación condenatoria del sistema capitalista, pero al igual que los informes anteriores publicados por la organización benéfica, no identifica correctamente el problema y, por lo tanto, ofrece soluciones reaccionarias para hacer frente a la crisis histórica. Adoptando el lenguaje político identitario de los posmodernos, los autores señalan el "patriarcado", el "racismo estructural" y la "arraigada... supremacía blanca" como las "causas fundamentales de la injusticia y la pobreza".

Ignorando sus propias conclusiones, que demuestran claramente que la desigualdad mundial no es una cuestión de raza o de género, sino del sistema económico capitalista, los autores abogan por que los gobiernos del mundo dejen de medir el Producto Interior Bruto de un país como medida del éxito económico y el bienestar, y adopten en su lugar nuevos indicadores centrados en "el bienestar, el desarrollo sostenible, la desigualdad y el medio ambiente". Los autores citan positivamente al gobierno capitalista de Nueva Zelanda como ejemplo.

El hecho es que, a pesar de casi una década de estos informes y recomendaciones de Oxfam, la situación no ha hecho más que empeorar. Con la pandemia, que el World Socialist Web Site ha identificado como un "acontecimiento desencadenante" en la historia mundial, similar al estallido de la Primera Guerra Mundial, la solución no se encontrará apelando a las actuales élites gobernantes para que cambien. Al igual que los soldados en la guerra fueron enviados a las trincheras para morir por la burguesía de cada nación en guerra hace más de 100 años, los maestros están siendo canalizados de nuevo a las aulas mortales con el fin de vigilar a los niños para que los padres puedan arriesgarse a la infección por ir a trabajar con el fin de mantener las ganancias fluyendo hacia arriba.

Y si bien el presidente Joe Biden y el partido demócrata utilizan el mismo lenguaje que emplea Oxfam, prometiendo combatir la "supremacía blanca" y el "patriarcado", el hecho es que ambos aceptan el capitalismo como incuestionable y eterno. Sus "soluciones" no son más que aire caliente destinado a disipar la creciente ira social hacia el sistema existente y a impedir que la clase obrera internacional lleve a cabo sus tareas históricas.

El único camino para eliminar la desigualdad y crear una economía y un mundo que proporcione "de cada uno según su capacidad, a cada uno según sus necesidades" es que la clase obrera tome el poder político en todos los países. Que los trabajadores y los jóvenes tomen la decisión de formar Comités de Seguridad en todo Estados Unidos y a nivel internacional y se afilien al Partido Socialista por la Igualdad es el primer paso para hacer realidad esta necesidad.

(Artículo publicado originalmente en inglés el 25 de enero de 2021)

 

El autor también recomienda:

Wall Street se da un festín con las muertes
[16 abril 2020]

La economía política de la deuda capitalista
[6 mayo 2020]

Inauguración 2021: Al borde de un abismo
[21 enero 2021]